Yateras trabaja por mantener mínima o nula la incidencia de COVID-19

Compartir...

Guantánamo.- En Yaterasuno de los municipios de menor incidencia de COVID-19 en Guantánamo y el último en reportar casos en Cuba, el sistema sanitario de enfrentamiento a la pandemia no se acomoda en positivos reportes, sino que consolida protocolos, aún entre las tupidas montañas del territorio, a unos 30 kilómetros de la populosa y hoy compleja capital provincial.

Allí una treintena de consultorios médicos y dos policlínicos refuerzan la red de atención primaria, primer eslabón de combate al SARS-COV-2, virus que se resiste a ser desterrado y muestra actualmente en la Isla crecientes cifras de infestados, una tendencia que sólo se revertirá con el disciplinado cumplimiento de las medidas preventivas, algo que bien saben los yateranos.

El Doctor Faustino Harriette González, al frente de la Dirección Municipal de Salud en esa región, comentó a la Agencia Cubana de Noticias que, en medio del difícil escenario, la baja prevalencia en Yateras no es cosa de la providencia, ni sólo del resguardo de las lomas o la lejana ubicación, sino que responde a la constancia de todos los factores involucrados en este empeño por la vida.

La implicación responsable de los pobladores, y de los líderes gubernamentales y profesionales médicos, ha sido fundamental en el favorable comportamiento epidemiológico de esta región, que en toda la etapa pandémica tiene un acumulado de sólo 16 casos confirmados, de ellos siete viajeros nacionales y nueve relacionados con la transmisión en la provincia, apuntó el galeno.

Todo ello en medio de los complejos rebrotes vividos en Guantánamo, incluido el actual, para el cual se arrecian en Yateras los protocolos sanitarios y restricciones de movimiento, teniendo en cuenta que este municipio históricamente ha tenido interacción dinámica con la urbe cabecera, de la que es uno de sus principales abastecedores agrícolas.

El directivo de Salud en el serrano municipio puntualizó que hoy de allí se reporta sólo un paciente positivo y otro sospechoso en espera de resultados, ambos ingresados en la capital provincial; en tanto los 38 contactos identificados permanecen atendidos en dos Centros de Aislamiento de la propia localidad.

Cuenta el municipio en estos momentos con tres de esas instalaciones habilitadas, con capacidad suficiente para el ingreso ante cualquier evento o foco de transmisión -dijo-, y actualmente uno de dichos recintos se consagra a cumplir el aislamiento de 65 profesionales de la Salud de Guantánamo, que llegan tras su trabajo en las Zonas Rojas de enfrentamiento a la pandemia.

No fue hasta abril último que se diagnosticó el primer caso de COVID-19 en Yateras, región cubana cuya favorable situación frente al virus ha trascendido en los medios, atraído la atención de muchos y sido objeto de estudios divulgados en publicaciones científicas, acerca del perfil epidemiológico de la localidad, sus fortalezas, vulnerabilidades y particularidades sociodemográficas.

Junto a la protección que brindan sus tranquilas serranías -alejadas de la afluencia citadina-, algo que sin dudas le favorece ahora, como también su baja densidad poblacional (con cerca de 18 mil habitantes en 624 kilómetros cuadrados), existe además en este territorio un sólido equipo sanitario, de más de un centenar de profesionales y personal de apoyo que prosigue hoy sin descanso.

En la necesaria y diaria pesquisa activa, vital en la detección oportuna de personas con síntomas sugestivos, y para romper cualquier posible cadena de propagación, el equipo básico de Salud yaterano, con el Médico y la Enfermera de la Familia a la cabeza, se adentra hasta los más intrincados sitios de la zona.


Compartir...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

19 − cuatro =