Tokio, empinada cuesta para ciclista Arlenis Sierra

Tokio, empinada cuesta para ciclista Arlenis Sierra

Compartir...

Tokio, empinada cuesta para ciclista Arlenis Sierra

A pesar del esfuerzo desplegado, la cubana Arlenis Sierra no pudo cumplir aquí su objetivo de mejorar su anterior experiencia en estas lides, y entró en el puesto 34 de una ruta olímpica que este domingo se corrió con el famoso Monte Fiji de Fondo y tuvo como sorpresiva ganadora a la austríaca Anna Kiesenhofer.

El circuito de 147 kilómetros, que se inició en el Parque Musashinonomori de Tokio, pasó por las prefecturas de Kanagawa y Yamanashi, fue un complicado reto para la estrella cubana, quien no consigue sus mejores resultados cuando hay marcadas elevaciones en el trayecto.

Arlenis, contratada desde 2017 por el club A.R. Monex Pro Cycling, de Kazajstán, sobrepasó a la meta en el Fuji International Speedway con tiempo de 3:59:47 horas, a siete minutos y dos segundos de la nueva campeona Kiesenhofer (3:52:45).

«No he analizado aún la carrera, no tengo todos los detalles, pero estoy seguro que le afectó la altura que enfrentó en varios momentos. Habíamos previsto que si lograba sobrepasar la última y mantenerse en el pelotón sería bueno para conseguir un mejor resultado» comentó a JIT su entrenador, Leonel Álvarez. 

El tramo a recorrer no solo era extenso, también con empinadas subidas y bajadas, con un acumulado de altura de 2 mil 692 metros, que en opinión de los especialistas lo convertía en el más complicado de los circuitos trazados en las más recientes ediciones olímpicas.

A esas condiciones, a la caribeña se le sumaba el hecho de pedalear sola enfrentando a otras rivales de rango apoyadas por una o más compañeras de equipo, algo que permite trazar estrategias en busca del ansiado triunfo.

Como si no fuese suficiente, Arlenis también llegó con una reciente lesión en el tobillo izquierdo, que le hizo retirarse del Giro de Italia a principios del mes en curso, todo lo cual conspiró para rebajar el puesto 28 conseguido hace cinco años en las carreteras de Río de Janeiro.

De tal forma, luchar durante todo el trayecto contra estelares como las neerlandesa Anna van der Breggen, doble reina del mundo y titular de Río de Janeiro 2016, Annemiek van Vleuten y Marianne Vos (oro en Londres 2012) merece el reconocimiento.

Todos creían que sería una de ellas la campeona esta vez. Varios conocedores opinaron que el reto sería hacerle frente al equipo de los Países Bajos y ese mérito se lo llevó Kiesenhofer.

La nueva campeona apenas practica el ciclismo de manera profesional desde 2017, tiene 30 años y además de dedicarse al deporte, estudió matemática y física en la Universidad Tecnológica de Viena. Este es su único gran triunfo y le ayudó mucho su condición de escaladora.

Como medallistas de plata y bronce quedaron la neerlandesa Vleuten (3:54.00) y la italiana Elisa Longo (3:54:14).

El sábado el ciclismo latinoamericano hizo la fiesta con la carrera de largo aliento para hombres, con la sorpresiva coronación del ecuatoriano Richard Carapaz. Aunque para nada es un desconocido en esta disciplina gracias sus notables resultados (triunfos en el Giro de Italia 2019, segundo puesto en la Vuelta a España 2020 y ganador este año del Tour de Suiza), pocos esperaban que aquí devorara” a los favoritos de la prueba.

Fuente: Jit


Compartir...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

5 − 1 =