Raúl y Díaz-Canel en los 60 del Minint: La Revolución no existiría sin el Ministerio del Interior

Compartir...

A pocas horas del aniversario 60 del Ministerio del Interior, el General de Ejército Raúl Castro Ruz y el Primer Secretario del Comité Central del Partido Comunista, Miguel Díaz-Canel Bermúdez, encabezaron el acto que conmemoró la constitución oficial, el 6 de junio de 1961, de esa institución que es “baluarte imprescindible de la Revolución Cubana”.

Con esas palabras lo definió el General de Ejército en una carta que enviara a los combatientes del MININT y que se diera a conocer precisamente en la mañana de este sábado por su ministro, el general de división Lázaro Álvarez Casas.

Raúl felicitó a los hombres y mujeres “que desde las trincheras más disímiles, sensibles, riesgosas o desafiantes, dentro y fuera de Cuba, han consagrado la vida con la certeza martiana y fidelista de que Patria es humanidad”.

En su misiva reconoció a las muchas generaciones de combatientes y trabajadores, nacidos de familias campesinas y obreras, procedentes también del Ejército Rebelde y de la lucha clandestina, que han formado parte de la batalla constante contra el delito y los enemigos de nuestra nación.

En la sencilla, pero muy emotiva ceremonia — que tuvo lugar en la sede del MININT en la capital y fue vista a través de videoconferencia por más de 650 combatientes en todas las provincias y la Isla de la Juventud, a causa de la epidemia de la COVID-19 — hizo uso de la palabra el Presidente Díaz-Canel, quien expresó que el primer recuerdo en fecha tan significativa era para los caídos en el cumplimiento del deber.

El mandatario ratificó el eterno compromiso de estar siempre a la altura de aquellos jóvenes de escasos conocimientos y menos experiencias, pero llenos de voluntad y patriotismo, que consagraron sus vidas al nacimiento de esta institución.

La Revolución Cubana, su resistencia y sus triunfos, sus combates y sus victorias, afirmó, no existirían sin el Ministerio del Interior que tiene sus esencias conectadas con las Fuerzas Armadas Revolucionarias desde sus orígenes.

El Primer Secretario del Partido se refirió también a los nuevos y retadores combates que asumen hoy las fuerzas del MININT, frente a la hostil política del gobierno de los Estados Unidos, que estimula a la contrarrevolución y a sus financistas — la ultraderecha de origen cubano, asentada en el sur de la Florida — «que se desesperan implementando plan tras plan, cada vez más subversivos, en el absurdo entendido de que es el ahora o nunca contra la soberana Cuba».

Como tantas veces a lo largo de la historia revolucionaria, aseveró el Presidente, nuestros combatientes son el blanco de ataques, burlas, descrédito y manipulaciones mentirosas.

“Esas construcciones, que se amplifican en los vastos escenarios mediáticos actuales, tiene el deliberado propósito de quebrar la sagrada unidad, el estrecho e histórico lazo que une al pueblo con sus instituciones armadas”.

Absurda pretensión, subrayó Díaz-Canel, «porque todos somos lo mismo: somos el pueblo. El pueblo de uniforme, el pueblo de guardia, el pueblo arriesgándolo todo por la causa común, más común mientras más desafiantes sean los tiempos».

Como prueba de esa unión indestructible, el Jefe de Estado habló del enfrentamiento a la epidemia de la COVID-19, una nueva batalla por la vida que han librado los combatientes y trabajadores civiles del MININT como parte de nuestro pueblo.

Desde que la enfermedad traspasó las fronteras de la Isla, dijo, hombres y mujeres del Ministerio han ocupado un lugar en todas las trincheras: ayudando en sus barrios a los vulnerables, ordenando las molestas colas que nos ha traído el desabastecimiento y patrullando las calles para velar porque se cumplan las medidas sanitarias. Así se ha fortalecido, todavía más, el reconocimiento popular a su ejemplo y prestigio.

Díaz-Canel afirmó que en medio de las circunstancias actuales y para cumplir con rigor los acuerdos y decisiones del 8vo. Congreso del Partido, “estamos convocados a reforzar re­sueltamente las acciones para enfrentar el delito en todas sus manifestaciones”. En la lucha contra ilegalidades e indisciplinas sociales que tanto quebrantan, agregó, es imprescindible articular el trabajo de todas las instituciones responsables, para que prevalezca la legalidad.

En el acto — donde participaron miembros del Buró Político, del Secretariado y del Comité Central del Partido, dirigentes de organizaciones políticas y de masas, así como jefes y oficiales del MININT y de las FAR— el General de Ejército hizo entrega al Ministro del Interior de la Medalla Conmemorativa 60 aniversario del MININT, la cual está siendo impuesta también por estos días de celebración y homenaje a miles de combatientes de ese organismo en todo el país con 15 o más años de servicio, a los jubilados y a los trabajadores civiles que sobrepasan los 25 años de entrega a la institución.

Además fueron puestos en manos del general de división Álvarez Casas los reconocimientos entregados por las Fuerzas Armadas Revolucionarias, la Central de Trabajadores de Cuba, la Federación de Mujeres Cubanas, los Comités de Defensa de la Revolución, la Asociación de Combatientes de la Revolución Cubana y la Unión de Jóvenes Comunistas.

Y el virtuosismo de José María Vitier al piano volvió a recodar la música que acompañó inolvidables series televisivas— «En silencio ha tenido que ser», «La frontera del deber», «Julito el pescador»— que permanecen todavía frescos en la memoria emotiva de la nación por la heroicidad, muchísima veces anónima, de nuestros héroes: los de ayer y los de hoy.

De esa certeza, la de la continuidad de nuestras épicas, dejó constancia Raúl al concluir la actividad cuando dijo: me anticipo a las felicitaciones por el centenario, en el que lógicamente no estaré, pero estarán ustedes defendiendo la Revolución.


Compartir...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

15 + 11 =