Números rojos que duelen

Compartir...

Por Sucel Kindelan Morales

Somos protagonistas de una batalla campal frente a un enemigo invisible que se lleva lo más preciado que tenemos, la vida. Este enfrentamiento continúo es de todos y por todos, de ahí la importancia del ejercicio práctico de una conciencia individual, colectiva e institucional.

Es tiempo de unirnos, trazar estrategias y luchar todos juntos por el mañana, aprovechando las fortalezas del Sistema de Salud Pública de la isla. Estas palabras bien podrían ser el resumen de las expresadas por el Primer Ministro de Cuba, Manuel Marrero Cruz, en intercambio con las máximas autoridades del Partido, el Gobierno y las autoridades sanitarias de Guantánamo.


En esta provincia, la sexta con mayor índice poblacional en el archipiélago cubano, se incrementan los casos y muertes por el virus de Covid 19, una tendencia en ascenso en medio del rebrote nacional maximizado por la cepa Delta y la crisis económica que impacta en todos los sectores del país, como causa directa del bloqueo genocida que recrudece el gobierno de los Estados Unidos contra Cuba.

Ante esta situación la adaptabilidad de los planes y protocolos sanitarios en función de las necesidades de cada territorio es vital para minimizar la cadena de contagios.
“…Esto tampoco se resuelve cumpliendo orientaciones de arriba… las orientaciones que estamos dando y por las que vamos a seguir exigiendo están dirigidas a aplicar los protocolos generales para enfrentar la pandemia, pero las verdaderas que van a acorralar y vencer esta enfermedad se deben adoptar en los municipios… – expresó Marrero Cruz.”


En dicha reunión con el grupo temporal de trabajo para el enfrentamiento a la Covid 19 en la provincia, el dirigente cubano acompañado por el Ministro de Salud Pública, José Ángel Portal Miranda, enfatizó que hay que dar información al pueblo, explicarles el porqué de cada decisión y ahondar en las particularidades de esta mortífera enfermedad. De igual forma aseveró que la nación enfrentó las primeras oleadas de rebrotes con apego al cumplimiento de las medidas sanitarias y esto fue posible gracias a las fortalezas del sistema de salud, sin embargo, en el contexto actual y frente al colapso de dicho sistema se impone que la población y el personal de salud comprendan y apliquen a cabalidad el aislamiento domiciliario.
“…Y se tiene que entender que el ingreso domiciliario, ya más que una necesidad, resulta imprescindible… La gente lo entenderá más o lo entenderá menos en la medida en que nosotros le demostremos que de verdad es un ingreso domiciliario y no que lo mandé para la casa sin ninguna atención, ni seguimiento… El personal de salud tiene la alta responsabilidad de hacer la selección, la correcta selección de cada vecino… Este paciente va ingresado para la casa, este para el centro de aislamiento tal o este tiene que ir para el Hospital o para terapia…Por eso donde no puede faltar el médico es el consultorio, en ese trabajo comunitario, en ese seguimiento hospitalario”
“El ingreso domiciliario lleva visita igual que un Hospital… Hay que preocuparse por el médico tiene que hacer la visita, por cuántos pacientes tiene que visitar, cuántas casas son, cuál es la ubicación de esas casas” – dijo el Primer Ministro cubano.

El óptimo funcionamiento del sistema de atención primaria de salud es de suma importancia para detectar, aislar y otorgar tratamiento médico a las personas contagiadas con el SARS COV- 2.

El seguimiento diario a los pacientes ingresados en casa es la manera más factible para evitar que la enfermedad llegue a su expresión más negativa y que continué extendiéndose y ocasionando el estancamiento del país.


Los números rojos no son cifras frías, hablan de personas que bien pueden ser niños, jóvenes, embarazadas o adultos mayores, pues la cepa delta no distingue entre sectores etarios. Los números rojos dan cuenta de la necesidad de aplicar e implementar medidas que sean efectivas sin que ello conlleve a la paralización de la vida o la economía, pues no solo de pan vive el hombre. Los números rojos hablan también de muertes, esas que duelen a todos cuando escuchamos la Conferencia de Prensa matutina con el Doctor Durán. Esas muertes pueden ser de un familiar muy cercano o un amigo querido, por eso la estrategia o protocolo sanitario debe contar con todos y responder aun cuando la esperanza se oscurezca.


Compartir...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

nueve − ocho =