Campesinos guantanameros

La impronta de los campesinos

Compartir...

Campesinos guantanameros

Guantánamo-. Durante mis seis años en el ejercicio del periodismo, las labores de la tierra, la producción pecuaria y la ciencia relacionada con esta esfera me han llamado mucho la atención. Tal vez por qué soy consumidora de frutas, vegetales y viandas o sencillamente porque el aire puro del campo y sus encantos me llenan los pulmones.

En este tiempo detrás de las cámaras he podido conocer a algunos productores, de ellos recuerdo distintivamente algunos.

Gilberto

Alas afueras de la ciudad de Guantánamo hay un recodo de ensueño. Un camino bordeado de palmas reales de unos 300 metros antes de llegar a una casa en la que preguntamos por Gilberto Márquez y nos dicen que está en el campo. ¡Dónde si no!

A su captura vamos, no sin antes mirar a nuestro alrededor los numerosos árboles de frutales, el ganado menor en excelentes condiciones, las aves de corral, el sembrado de kingrass, caña, frijoles. Le pregunté cómo logra todo lo que alcanza los ojos a ver en el horizonte y me dice dicharachero que antes vivió en La Escondida de Monte Ruz y que permutó aquella prospera finca por esta que ahora también reluce. “Esto tiene que gustarte. Si no se ama la tierra no se logra nada.” Gilberto Márquez es un reconocido productor de avanzada que sobrecumple sus planes y además siembra para garantizar el autabastecimiento de su familia.

Gerardo

Cuando iniciaba la pandemia y la sequía golpeaba duramente al municipio de Yateras, en el Alto de la Clarita conocí a Gerardo González. Trabaja solo con su hermano en un terreno relativamente pequeño. Estaba por aquel entonces – mayo de 2020 – pensando en solicitar dos hectáreas más de tierra. En su finca, herencia de mambises según me contó el mismo, aplica el riego por goteo, el intercalamiento de cultivos y la rotación. Lima, ají, frijoles, col, pepino, plátano y un módulo pecuario para satisfacer las necesidades de su comunidad o al menos contribuir.

Nuevamente en el la certeza de que se puede lograr una producción sostenible. Me llamó la atención la existencia de un semillero y el uso de los microorganismos eficientes y otros preparados comercializados por Labiofam para el cultivo de la tierra.

De él sobre todo recuerdo su andar rápido e inquieto, su figura delgada y el orgullo con el que habla de lo que ha logrado en su tierra.

Medina

Habla de manera pausada, pero contundente. Es uno de los porcicultores de mejores resultados en la provincia de Guantánamo y cuando se habla del binomio ciencia y agricultura constituye un referente. A eso, agregaría yo la palabra innovación.

En su finca La Juanica se aplican técnicas agroecológicas para asegurar una mejor supervivencia de la masa porcina y se comparten los conocimientos con productores del territorio. Es además el impulsor del programa de autoabastecimiento de la comunidad yaterana de La Güira, muy cerca del conocido Zoológico de Piedras. Es un adelantado por excelencia, un campesino empresario, si es que existe esa categoría, uno de los que hay que clonar si eso fuera posible…

 A lo largo de toda Cuba se multiplica estás y otras historias de resiliencia, de empeño y sobre todo amor por la tierra, aquella que produce todo lo que necesitamos para vivir, desde alimentos, bienes de consumo e incluso plantas medicinales. Con las anteriores estampas llegue a los campesinos guantanameros y cubanos la felicitación en un histórico día que marca la fecha en la que se convirtieron en verdaderos dueños de la tierra que labran.


Compartir...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

uno × cinco =