Guantanamero se vacuna con Abdala

Joven diputada guantanamera asegura que Cuba saldrá victoriosa de esta crucial tarea contra la pandemia

Compartir...

Por: Pablo Soroa Fernández

Inés Martínez Planche, joven diputada guantanamera al Parlamento Cubano

Guantánamo.- Si Inés Martínez Planche, joven diputada guantanamera al Parlamento Cubano, con una hermosa y pródiga hoja de servicios a la Revolución, tuviera que definir cuál de éstos considera el de mayor utilidad, se vería en aprietos, vacilaría antes de emitir respuesta alguna, opinó para sus adentros este redactor.

La suposición periodística devino a todas luces una equivocación, puesto que una vez formulada la interrogante la Secretaria Docente de la Escuela Pedagógica José Marcelino Maceo Grajales y delegada a la Asamblea Municipal del Poder Popular, respondió in continenti, sin cautela alguna:

“Un gran reto en todos los aspectos, significó sumarme, casi a tiempo completo, al combate contra la COVID 19 en el barrio, donde en alguna medida las jerarquías desaparecen y el contacto personal es inevitable.”

Esta dirigente gubernamental de base precisa que su responsabilidad como Presidenta del Consejo Comunitario de Salud (CCS), de la circunscripción 43, del Consejo Popular Pastorita, reviste para ella igual importancia que las desempeñadas en el plantel preuniversitario, al que ha servido además como subdirectora docente.

Diputada a la Asamblea Nacional del Poder Popular, desde el 18 de abril de 2018,durante la Sesión Constitutiva de la IX Legislatura, la entrevistada ha estado indisolublemente ligada al Partido, la Central de Trabajadores de Cuba y la Federación de Mujeres Cubanas, “pero no tanto como estos meses de lucha contra la pandemia, en la comunidad, donde esas organizaciones también interactúan y son decisivas”.

El trabajo educacional, dijo, en una escuela primaria o en la Educación Superior, exige cohesión, como cualquiera otra empresa, pero aun más en un Consejo Comunitario, estructura del área de salud que integran además una trabajadora social, coordinadora de los CDR, dos secretarias de bloques, la doctora del Consultorio Médico, una mano de mensajeros y tres electores activistas de la comunidad.

Resalta que esa labor mancomunada contribuye al cumplimiento de obligaciones en la pesquisa diaria, al conocimiento y control de las viviendas en aislamiento, casos positivos y sospechosos, a la obediencia de los protocolos sanitarios y otros requisitos establecidos por el Ministerio de Salud Pública, sin los cuales, la situación creada por el coronavirus podría irse fuera de control.

El CCS garantiza especial atención, o exige que ésta se brinde, a las personas más vulnerables, y atiende prioritariamente a otras acciones anti COVID 19, incluida la campaña masiva de inmunización mediante la vacuna Abdala, que se desarrolla desde el pasado fin de semana en el municipio y beneficiará a más de 148 mil guantanameros mayores de 19 años.

Uno de ellos, Marcial Cardona Rodríguez, quien ha sobrepasado el medio siglo de existencia, acompaña a la autora de sus días la octogenaria Marcela Rodríguez Fernández, por uno de los pasillos de la escuela primaria Fabio Rosell del Río.

Guantanamero Marcial Cardona Rodríguez y su madre Marcela Rodríguez Fernández acuden al vacunatorio para recibir Abdala


Ambos regresan de extender sus respectivos brazos para recibir el inmúgeno en uno de los 89 vacunatorios -sitios clínicos o nidos de salud- puesto que de variadas formas denominan los agradecidos a los espacios creados con ese humanitario propósito que Cuba estaría dispuesta a extender al espacio sideral, con entusiasmo superior al de Estados Unidos cuando traslada sus aviones, cohetes y bombas a los países que solicitan su “humanitaria” y pocas veces breve intervención.


Compartir...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

dos + cuatro =