Hugo Chavez: cuando la muerte pide disculpas a la VIda (+ Video)

Compartir...

Guantánamo.- Hay momentos en que la muerte debe pedir disculpas a la vida y este es uno de ellos. Ha pasado siete años y el dolor,  sigue. Duele por lo fuerte de la noticia y por la huella que ha dejado en la memoria histórica de la Humanidad. Es en ese sendero donde vivirás por siempre, Comandante y presidente bolivariano Hugo Rafael Chavez Frías.

 

La muerte del Comandante Chávez es una perdida irreparable, de esas de las que no podemos recuperarnos en toda la vida.  No esperaba el arañero que el cáncer lo fuera a invadir tan pronto y hasta el último aliento se aferraba a su vida, a su fé, sin embargo, nos dejó a todos para marchar hacia el lugar donde los grandes permanecen por siempre: la inmortalidad.

Siete años no ha cambiado nada en los corazones de quienes te amaron por siempre, Chávez. Estás muerto, pero sigues vivo porque es imposible no percibir  tus ideas, tu ejemplo, tu coraje, tu pensamiento latinoamericanista e integrador, tu solidaridad con los desposeídos, tu amor por la humanidad toda.

Es imposible olvidar su imagen junto a la de nuestro Fidel, sonrientes. En esa foto junto a tantas otras similares que repasaremos con el tiempo, se resume a toda Cuba, porque con el abrazo a nuestro Fidel y a Raúl, abrazaba a todos los cubanos que hoy lo recordamos por siempre.

La muerte de Chávez fue un golpe duro para Venezuela y para Latinoamerica. Por eso hoy te recordamos sencillo como eras, portador de una diáfana sonrisa y rostro tierno. Te recordamos en tu voz de llanero, en la luz de tu mirada directa, en la caricia suave a los niños de los cerros.

Ahora nos queda el ejemplo de este guerrero, su legado por la unidad, su amor por su pueblo. Y esta es la razón por la que como hermanos, tenemos que afrontar este dolor y seguir adelante fieles a las ideas del Chávez de la Revolución Bolivariana, del Chávez del ALBA, de PETROCARIBE, de la CELAC, del Chávez que nos convocó a la unidad latinoamericana y a continuar, pasara lo que pasara, construyendo el Socialismo.

Estás muerto, arañero, más no  podemos imaginarte inerte porque seguirás recorriendo todos los caminos arengando a tus pobladores y a la Latinoamérica toda. Seguirás presente entre nosotros viajando por tu Venezuela toda, con esa ilimitada esperanza que te identifica para seguir sonriéndole a la vida, a esa que hace cinco años le dijiste adiós, para cabalgar por siempre hacia la inmortalidad.

 


Compartir...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

20 − veinte =