Gerardo Hernández Nordelo: Tenemos que revitalizar la organización con creatividad y entusiasmo

Compartir...

Este 28 de septiembre, los Comités de Defensa de la Revolución celebrarán su aniversario 61. Luego de varias jornadas de celebración e intenso trabajo en las comunidades, la mayor organización de masas del país llega a este momento con el reto fundamental de revitalizar su labor.

Para el Héroe de la República de Cuba y Coordinador Nacional de los CDR, Gerardo Hernández Nordelo, aunque las condiciones socio históricas que dieron lugar al nacimiento de la organización no son las mismas, valora que es oportuno preguntarse cuánto puede seguir aportando cada cederista en las comunidades.

“Tanto nuestro presidente como el General de Ejército hicieron un llamado a revitalizar las organizaciones de masas, a actualizarlas con los tiempos en que vivimos siempre con creatividad y entusiasmo. Después de 61 años lo único que no varía es el propósito fundamental que es la defensa de la revolución desde nuestros barrios y comunidades”.

El Héroe de la República de Cuba reconoció que se debe replantear el trabajo en cuanto a códigos de comunicación y métodos de trabajo “pues no vivimos en el mismo mundo”. “Estamos escuchando las opiniones de sicólogos, sociólogos y otros especialistas en el trabajo comunitario con el objetivo de acercar cada vez más a la organización a las problemáticas de las comunidades”, agregó.

En otro momento del programa se refirió a varias comunidades como San Isidro o la Güinera, en las cuales se han producido algunos disturbios sociales.  “Más allá de lo que publican los medios internacionales, hay que ver el entusiasmo que tiene ese pueblo. Cualquiera que vea las imágenes puede observar la alegría y cómo se reconoce la labor de los cederistas. Esto mismo se aprecia en cada uno de los 65 barrios en los que se está trabajando de manera priorizada”.

Se congratuló además al apreciar que las personas se suman al trabajo en las comunidades cuando perciben que son escuchadas y se trabaja para solucionar sus problemas. “Tenemos ejemplos concretos de vecinos que las primeras veces que fuimos a los barrios nos miraban con escepticismo. Luego cuando se dan cuenta que las cosas se concretan se llenan de un espíritu de confianza y todo cambia. Desgraciadamente el bloqueo sigue ahí y no podemos llegar a todos los barrios. Trabajamos a puro pulmón con los mismos pocos recursos y se está haciendo un trabajo extraordinario”.

Hernández Nordelo reiteró que no se trata de una intervención en los barrios, sino que se escuchan las necesidades de los vecinos y a partir de esos criterios se acometen las acciones. “Ejemplo de ellos es la Güinera. No se trata que la revolución descubrió ese barrio ahora. Allí estuvo muchísimas veces Fidel y de allí es la fundadora del movimiento de micro brigadas. Sin embargo, no contamos con todos los recursos para acometer las acciones inmediatas que llevarían estos barrios”.

Por su parte, Vladimir Sauri Bermúdez, vicecoordinador nacional de los CDR explicó que a pesar de las condiciones que ha impuesto la pandemia no ha decaído el trabajo cederista. “hemos reajustado las esencias del trabajo en comunión con el resto de las organizaciones barriales”.

En este sentido expuso que en lo que va de año se han realizado más de 200 000 donaciones voluntarias de sangre. A la vez, destacó el papel de los jóvenes dentro de la organización, los cuales no solo han apoyado en los centros de aislamiento, sino que han apoyado a las personas vulnerables dentro de sus propias comunidades.

“Otra actividad fundamental ha sido la producción de alimentos, impulsado bajo el programa Cultiva tu pedacito. Este no solo tiene resultados en las zonas rurales, sino que ya se comienzan a ver sus frutos también en las ciudades, aunque aún estamos lejos de lo que podemos alcanzar”.

Igualmente se ha reconocido la labor del personal médico y otras personas destacadas en las comunidades. También se han entregado varias distinciones de la organización y se le otorgó la condición de provincias destacadas a Granma, Santiago de Cuba y Cienfuegos.

Destacó además que la covid-19 también ha servido para revitalizar los comités, pues los vecinos han sido el apoyo fundamental de muchas personas.

En otro momento de la Mesa Redonda, el dirigente de base de Matanzas, Adrián Alfredo Villa Lavín, quien ha estado durante la pandemia 14 veces apoyando en zona roja, destacó el legado de los CDR, “que supone para los jóvenes retos aún mayores”.

El joven resaltó la necesidad de darle vitalidad, continuidad y fortalecer las estructuras de base en cada uno de los consejos populares.

El también miembro del ejecutivo de su CDR en el Consejo Popular Canímar, comentó sobre su experiencia en zona roja. “Ha sido mi aporte de ponerle corazón a Cuba. Una experiencia en la que he estado acompañado de muchísimos jóvenes”.

Al respecto, subrayó que la juventud ha sido protagonista de cada uno de los escenarios que se viven hoy en las comunidades. Matanzas cuenta con 17 destacamentos mirando al mar y 78 juveniles, “una muestra de cómo los jóvenes forman parte de cada una de las tareas que se desarrollan en el barrio”.

Villa Lavín explicó que, durante el pico pandémico de la provincia, las fuerzas juveniles dentro de los CDR se involucraron en “la protección y el cuidado en las zonas costeras y de la flora y la fauna, así como en la pesquisa activa y el acompañamiento permanente al médico de la familia y a las personas vulnerables”.

“Teníamos jornadas intensas de trabajo con poco descanso, cuidando nuestra salud y aportando a la batalla contra la covid-19”.

Recordó que desde estudiante se sumaba a los llamados que hicieran falta, como las donaciones de sangre y fue ahí donde entendió el papel de los CDR. “Fue un impulso enorme que me dijo que había que apegarse un poco más a la organización cederista para poder transformar un grupo de tareas en la comunidad que necesitan del respaldo de los jóvenes”.

Desde entonces se fue involucrando en diferentes tareas hasta llegar a ser miembro del secretariado provincial de los CDR en Matanzas y finalmente hoy del secretariado ejecutivo nacional como miembro no profesional. “Ha sido un proceso de aprendizaje constante y de ver cómo se trazan estrategias para vincular a los jóvenes, intentando cambiar esos criterios que sostienen que la organización es para veteranos y no para ellos”.

¿Cómo se logra movilizarlos? Villa Lavín aseguró que, en primer lugar, “con el ejemplo en cada una de las tareas y saliendo al frente de cada uno de los procesos que ocurren en el barrio y que tiene que ver con enfrentar cada uno de los problemas que tenemos hoy en las comunidades”.

Finalmente subrayó la importancia de “sumar a jóvenes líderes al frente de proyectos de desarrollo local y jóvenes que transforman y ayudan a dar una visión diferente de la organización”.

Por su parte, la dirigente de base del municipio Consolación del Sur en Pinar del Río, Lisset Delgado Santos, comentó las tareas que se hacen desde los CDR para ayudar en la batalla contra la covid-19.

Entre ellas, garantizar la mensajería a los vulnerables y casos positivos, realizar el pesquisaje y velar por la disciplina en el barrio. Son tareas en las que se apoyan además en otras organizaciones de masa, como la Federación de Mujeres Cubanas (FMC).

Delgado Santos precisó que es una fuerza compuesta por personas de la cultura, el deporte y la educación.

Conversó asimismo sobre el proceso de vacunación en los siete CDR que dirige, donde han contado con todo el apoyo de los cederistas, “en la limpieza y organización”.

Durante los tiempos de pandemia también han estado involucrados en la organización de las colas y las donaciones de sangre, “donde destacan siempre los jóvenes”.

“Seguir trabajando intensamente y dar el paso al frente”, fue el mensaje con el que se despidió.

En una última intervención en el espacio televisivo, el Coordinador Nacional de los Comités de Defensa de la Revolución, Gerardo Hernández Nordelo, conversó sobre el proyecto “Cultiva tu pedacito” y los retos de la organización en estos tiempos.

Llamó a las personas a “con creatividad y entusiasmo poner a funcionar los CDR porque efectivamente hay lugares donde no lo hacen o lo hacen mal. En el país existen alrededor de 138 000 CDR y es muy difícil que todos funcionen igual”.

Hernández Nordelo destacó la labor de las personas mayores. “Hay mucha experiencia y enseñanzas que asumir de ellos, pero nos interesa que se sumen muchos más jóvenes”.

Debido a la situación epidemiológica provocada por la covid-19, este 28 de septiembre no habrá caldosas en los barrios, pero habrá “un acto central, muy sencillo, donde se entregarán 25 condecoraciones. Pero las conmemoraciones no se detienen mañana. Estamos trabajando en una página web institucional de los CDR y en todo un programa de actividades que no se detiene”, informó el coordinador nacional.


Compartir...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

17 − 11 =