Escuela Rodolfo Rosell Salas: de antiguo cuartel a vacunatorio

Compartir...

Por: Pablo Soroa Fernández

Guantánamo.- En la Escuela Primaria Rodolfo Rosell Salas, cuartel convertido en escuela durante la alborada del Primero de Enero, funciona desde hoy uno de los 89 sitios clínicos creados en el municipio de Guantánamo.

Idaliena Díaz Casamayor, vicepresidenta de la Asamblea Municipal del Poder Popular, elogia este esfuerzo del Estado Cubano para revertir el apogeo de contagios por COVID 19, mediante un proceso masivo de inmunización iniciado este día con la vacuna Abdala a más de 148 mil personas mayores de 19 años.

Una de ellas, Virgen Savón Pérez, aguarda el reglamentado tiempo de espera (30 minutos), en previsión de hipotéticas reacciones, luego de recibir el inmunógeno en un aula de la instalación.

Antes de 1959, el antro de la temida guardia rural tenía por objeto social quehaceres incompatibles con la integridad física y la vida de quienes eran trasladados a este lugar, incluida la tortura, sufrida por no pocos guantanameros durante la cruel y corrupta dictadura que desde 1952 encontró pábulo en el Imperio que hoy bloquea, amenaza y agrede a Cuba, sin amedrentarla.

La joven guantanamera ha escuchado mucho y mal sobre la instalación castrense, donde antes del triunfo de la Revolución fueron detenidos y vejados decenas de revolucionarios y que ostenta el nombre de un joven pescador, asesinado por militares estadounidenses en la ilegítima base naval que desde 1903 Estados Unidos mantiene en suelo patrio y contra la voluntad popular.

Ninguno de aquellos sicarios tenía un vendaje, jeringuilla o medicamento en sus manos, si acaso la viruela en el alma, como afirma José Martí en su conmovedor testimonio El Presidio Político en Cuba, al referirse a uno de los tristes exponentes del sistema penitenciario español.

Raymi Cardona, instructora de arte, acompaña a Virgen en la espera, de la que participa además Douglas Octavio Quevedo, un jardinero de 26 años, que ha sido tratado con un hipotensor, y aguarda por “la vacuna que me dará más tranquilidad y a mi familia también”, según asegura, mientras contribuye a la acción más rápida del medicamento sumergiendo sus pies en agua.

“Tengo que vacunarme, esta oportunidad no la pierdo”, añade en medio de respiraciones profundas, método que según una de sus compañeras de espera, “ayuda a disminuir la presión”

Idéntico optimismo rezuma Gloria Thaureaux Granda, de 68 años, jubilada y residente a pocas cuadras del vacunatorio donde se atienden a los dispensarizados en los consultorios médicos 12,13,14 y 15.

Damaris Frómeta Ramírez, la primera vecina en vacunarse en la circunscripción en que radica el centro escolar, subraya su orgullo de precursora, y elogia el desempeño,el cumplimiento estricto del protocolo y las medidas higiénico sanitarias, además del exquisito trato y profesionalidad de las trabajadoras de la Salud Yamila Lobaina Poveda, Nersy Despaigne Mustelier y Miraidis Rodríguez Beltrán.

Las jornadas de vacunación se extenderán en lo sitios previstos, en su mayoría consultorios médicos y centros docentes (como éste) acondicionados con los recursos materiales y humanos para el éxito y perspectivas del Programa: que en 15 días, aproximadamente, la población prevista reciba la primera dosis del inmunógeno.

Ese adelanto de la Ciencia Cubana fue creado por el Centro de Ingeniería Genética y Biotecnología, y su eficacia es del 92, 28, una de las mayores entre los fármacos anti-COVID-19 que hasta el momento en el mundo han sido.


Compartir...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

uno − 1 =