El mundo se va a acabar…(+ Fotos e Infografía)

Compartir...

Guantánamo. – Por estos días las redes sociales, los medios de comunicación, integrantes de diversas denominaciones religiosas, sectas, las agrupaciones sociales de diversas partes del mundo e incluso algunos conocidos parodian, predican, aseguran, advierten o reflexionan sobre el apocalipsis.

Ese momento prometido desde diversas mitologías cuando los siete jinetes, las siete plagas o las siete bombas nucleares, para ser más pragmáticos, acaben con la vida sobre la faz de la tierra.

No pretendo ridiculizar tales creencias, provengan de donde provengan, merecen respeto. Sin embargo, creo que todo lo que actualmente sucede tiene una única causa, el accionar del monstro más vil, el depredador más peligroso, la amenaza más seria para la raza humana: el hombre.

Es inevitable para mi reflexionar en torno a esto, luego de observar la formación y evolución de tres huracanes al unísono en el océano Atlántico, en dos ocasiones consecutivas y con apenas una semana de diferencia, o de los catastróficos terremotos que sacuden a México o a Perú, como si la tierra quisiera despojarse de algo que la daña.

Estas son las consecuencias de la acción desmedida, de la explotación indiscriminada de los recursos del planeta, de su constante contaminación y la emisión de gases de efecto invernadero. Los principales causantes de ello son las personas.

Usted que lee estas líneas, ¿Sabe cuánto contamina cada día? ¿Sabe que puede hacer para enmendarlo?

Por suerte, en Cuba se respeta y se cuida el medio ambiente. Existe un Ministerio cuyas autoridades y especialistas velan por el cumplimiento de las leyes y aunque persisten problemas como indisciplinas ciudadanas, contaminación sonora o natural y caza ilegal de especies, ello sucede en una menor cuantía.

Las 211 áreas protegidas y 6 reservas de la biosfera del país cuentan con una biodiversidad que destaca dentro del patrimonio natural del Caribe y se convierte en una importante fuente de conocimientos sobre la naturaleza, esa misma que estamos destruyendo sin llegar a dominar sus secretos.

Amigo, reflexione, es usted, y todos los que los rodean en su espacio más inmediato, los que definen cuando se acabará el mundo. También sus amigos de Facebook, sus seguidores en Twitter, los integrantes de su comunidad en GooglePlus, aquellos que permiten que las riquezas de la tierra se concentren en 8 personas, que los conglomerados o transnacionales acumulen poder y cuyos dueños o jefes, seguramente ya tienen una parcela en la Luna o en Marte, espacio que sin lugar a dudas también contaminarán en su momento.

Recuerde, podemos detener lo que está sucediendo, siempre y cuando usted y todos los que están a su alrededor, actúen en función de resarcir cada una de sus heridas. Aún estamos a tiempo.

Mientras, miles pronostican el fin de la vida como la conocemos, esta se destruye a pasos acelerados, pues cada día miles de hectáreas de bosque desaparecen, cientos de especies y ecosistemas sufren las consecuencias del cambio climático y la mayor parte de la población del mundo vive tranquila e imperturbable, mientras que debajo de sus pies, el mundo se acaba.

 

 


Compartir...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *