Ansiado retorno de Cuba al atletismo olímpico

Ansiado retorno de Cuba al atletismo olímpico

Compartir...

Ansiado retorno de Cuba al atletismo olímpico
Yaimé Pérez. Foto: Mónica Ramírez

Recuperar la alegría que provoca una medalla de oro alienta a los representantes del atletismo cubano que se preparan con la vista puesta en los Juegos Olímpicos de Tokio 2020.

Doce años sin subir a lo más alto del podio olímpico se antoja demasiado tiempo para un deporte con tradición ganadora y que parece llegar ahora con bases más sólidas, suficientes para justificar las expectativas de más de una corona.

El lanzamiento del disco entre mujeres y el salto de longitud para hombres son los eventos de referencia, a partir de los resultados conseguidos durante el quinquenio. No obstante, los vaticinio no son ciencia exacta y cualquier análisis descansa en marcas, rankings, desempeños previos y probabilidades.

Teniendo esos parámetros como referentes, las discóbolas Yaimé Pérez y Denia Caballero se ubican en el centro de atención, sobre todo la primera, ganadora de todos las lides importantes desde 2018 a la fecha y de varios mítines internacionales en la actual temporada.

Sus éxitos ante la mujer que prácticamente “arrasó” durante la última década, la croata Sandra Perkovic, refuerzan la teoría de Yaimé como principal candidata al cetro en un prueba en que Cuba presume del título de Maritza Martén en Barcelona 1992 y los terceros lugares de Yarelis Barrios en Londres 2012 y Denia en Río de Janeiro 2016.

La longitud entre hombres tuvo su único campeón cubano con el gran Iván Pedroso en Sídney 2000. Desde entonces nadie ha estado tan cerca del trono como Juan Miguel Echevarría, a quien muchos consideran como el hombre a batir en la capital nipona.

Ganó el título mundial bajo techo hace tres años y los Juegos Panamericanos de Lima 2019. Además ostenta el bronce universal de Doha en esa misma temporada y el liderazgo en el circuito bajo techo en este 2021. Todo ello respalda sus aspiraciones.

Claro, tendrá que hilar fino para que no se repita la historia vivida en suelo catarí, cuando no ofreció su mejor demostración durante la discusión de las medallas.

En el triple salto concursarán tres cubanos en cada sexo. Será otra de las especialidades a seguir, teniendo en cuenta las posibilidades de aportar premios a la delegación. Sin embargo, que alguno de ellos escale a la cima sería una mayúscula sorpresa. Recordemos solamente la presencia de figuras muy encumbradas como la venezolana Yulimar Rojas.

Liadagmis Povea y Andy Díaz, medallistas de bronce en Lima 2019, parecen aptos para intentar podios, aunque el reto resulta inmenso, en especial para él por su menor roce internacional. Otro foco de atención está en la pértiga con Yarisley Silva, plateada en Londres 2012 y con la capacidad de crecerse en las lides de rango. Pero no ha sido la presente su mejor temporada.

Por el contrario, la posta femenina 4×400 vive un buen momento y su título en el reciente Campeonato Mundial de Relevos apuntala la aspiración de llegar a la final y batirse por una medalla.

Roxana Gómez, Zurian Hechavarría, Rose Mary Almanza, Lisneidy Veitía y Sahily Diago firmaron su primera gran historia en Silesia. Ahora les queda volver a crecerse y confirmar que no fue casualidad el tiempo logrado, pese a no enfrentar a las mejores postas del mundo.

UN POCO DE HISTORIA

Luego del triunfo revolucionario de 1959, el atletismo ubicó a Cuba por primera vez en el medallero bajo los cinco aros.

El velocista Enrique Figuerola marcó la historia en 1964 con la plata en los 100 metros, precisamente en la misma ciudad que ahora se alista para recibir por segunda ocasión la magna cita.

La plata del relevo varonil 4×100 en México 1968, y los terceros lugares de la posta femenina 4×100 y de Silvia Chivás en el hectómetro en Múnich 1972, propiciaron otros momentos de gloria para la Isla.

El debut dorado no se concretó hasta Montreal 1976, cuando Alberto Juantorena deslumbró con las coronas en 400 y 800 metros.

Por cierto, dos medallas de oro en una misma cita ha sido lo máximo de Cuba. Ocurrió en Barcelona 1992, Sídney 2000, Atenas 2004 y Beijing 2008.

Además del vallista Dayron Robles, la capital china fue testigo del triunfo de la martillista Yipsi Moreno. Antes había conquistado plata en Atenas 2004, lo que la coloca entre quienes pueden exhibir par de preseas olímpicas en sus vitrinas.

Ese privilegio también lo disfrutan el saltador de altura Javier Sotomayor (oro y plata), el vallista Anier García (oro y bronce), la jabalinista Olisdeilys Menéndez (oro y bronce) y la corredora Ana Fidelia Quirós.

Fuente: Jit


Compartir...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

veinte − dieciocho =