Mujer, firmeza, compromiso y amor

Compartir...

Mujer, firmeza, compromiso y amor

Guantánamo.- “…Mujer en la razón misma de amarte,  está presente el acto de la vida…”

Así reza la canción del grupo Maguaré y hace más de 60 años el Comandante en Jefe Fidel Castro Ruz, con su extraordinaria visión, llamó a dignificar el papel de la mujer como ente activo en la construcción de nuestra sociedad. Hoy, no podría hablarse de algún logro de la Revolución sin destacar el papel desempeñado por nuestras féminas. La más admirable de las conquistas del proyecto social cubano, es ver a las federadas, codo a codo, junto a los hombres en las más diversas, complejas e importantes tareas.

En Guantánamo, ellas representan más del 68 por ciento de los profesionales del territorio, cerca del 40 por ciento de la población económicamente activa, y día a día crece el número de compañeras incorporadas al cumplimiento de diferentes responsabilidades de dirección.

La Federación de Mujeres Cubanas (FMC), organización creada por Fidel, Vilma y Raúl agrupa a más de 194 guantanameras inmersas en todas las tareas de la Revolución.

En esa organización la superación constituye una labor prioritaria a través de diferentes modalidades de estudio, entre ellas la Educación de Adultos, en la Universalización de la Enseñanza, y otros cursos relacionados con oficios como peluquería, computación, ingles, corte y costura y otros, sumados en los últimos años, dirigidos al sector no estatal de la economía.

Destaque especial para la labor de las federadas en nuestros campos y zonas serranas, en esta la provincia más oriental y montañosa del país. La vieja estampa de la mujer campesina relegada solo a colar café, barrer los patios o alimentar los patios cada vez más queda en el pasado.

Mujer cafetalera de Guantánamo

Ahora, junto a sus habituales labores hogareñas, se les ve también dirigir cooperativas, hospitales y escuelas; al frente de importantes investigaciones científicas, en la preparación para la defensa, prácticas deportivas, actividades culturales o como delegadas del Poder Popular, entre otras múltiples tareas.

Importantes tareas del Plan Turquino como la zafra cafetalera, la recuperación de la actividad forestal, reducción de la carga contaminante y la materialización de los programas sociales, que persiguen elevar la calidad de vida de la población, cuentan con el indispensable concurso del esfuerzo de nuestras mujeres. 

Si antes del luminoso enero de 1959, muchas madres, hijas y hermanas, morían de poliomielitis, tuberculosis o en el momento del parto por falta de atención médica, hoy en las serranías guantanameras la esperanza de vida de las féminas tiene índices primermundistas, y a las compañeras embarazadas se les atiende de manera individual a través del Programa Materno Infantil (PAMI).  

También existen las Casas de Orientación a la Mujer y la Familia, donde se brinda orientación y atención especializada sobre diferentes problemáticas sociales.

Atención especial para nuestras muchachas, a cientos de ellas las encontramos como trabajadoras sociales, instructoras de arte, activistas del deporte o cumpliendo misión internacionalista, brindando solidaridad, que es hacer historia en muchas partes del mundo, o también en la primera línea en la Brigada de la Frontera defendiendo nuestras conquistas. Esa es hoy la mujer guantanamera, la mujer cubana, con cientos de razones para conmemorar su Día Internacional, este 8 de marzo.

Mujer combatiente de la Brigada de la Frontera Orden Antonio Maceo


Compartir...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

6 + 6 =