Trabajan en Guantánamo por mejorar el abasto de agua potable

Compartir...

Guantánamo.- En la provincia de Guantánamo se muestran avances, aunque paulatinamente, de las inversiones hidráulicas, y la estrategia para erstabilizar el abasto de agua y el uso más eficiente de este recurso, pese a las escasas precipitaciones y la intensa sequía de los últimos cinco años.

Según datos aportados por especialistas del sector, las fuentes superficiales garantizan el 78 por ciento del abasto del vital líquido, dependiendo totalmente del comportamiento de las lluvias, mientras que solo un 22 por ciento, es distribuido por medio de los embalses existentes en el territorio.

Ello implica que si continúa lloviendo poco, solo se podrá contar con los volúmenes embalsados en las presas, que hasta la fecha es insuficiente para satisfacer las necesidades de la población. No obstante, la implementación de alternativas como la entrega de agua por pipas, los ciclos de distribución y el bombeo por gravedad en algunas zonas, posibilita la vitalidad de este servicio tan imprescindible en los hogares, sobre todo hoy con la amenaza latente del nuevo coronavirus.

Hoy ya el 70 por ciento de la población recibe agua por gravedad, y en los Consejos Populares de San Justo y Sur Hospital, dos de los históricamente más afectados en la ciudad cabecera, se entrega con una frecuencia de cuatro días.

La política del agua establece los ciclos por debajo de siete días, y es la pretensión futura en Guantánamo. Una de las áreas más afectadas es el reparto Pastorita, pues cuenta con tuberías añejas, de diámetro estrecho, y aún no ha recibido la rehabilitación de redes prevista.


Compartir...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *