Resalta Díaz-Canel la unidad de la intelectualidad cubana y rechazó los intentos por mostrarla fragmentada

Resalta Díaz-Canel la unidad de la intelectualidad cubana y rechazó los intentos por mostrarla fragmentada

Compartir...

Resalta Díaz-Canel la unidad de la intelectualidad cubana y rechazó los intentos por mostrarla fragmentada
Reunión mensual del presidente cubano con representantes de la intelectualidad y el arte.

El Palacio de la Revolución volvió a abrir sus puertas a más de una veintena de intelectuales y artistas que todos los meses se reúnen con el Presidente de la República, Miguel Díaz-Canel Bermúdez, para dar seguimiento a los acuerdos del IX Congreso de la Uneac, realizado a finales del año 2019.

En este encuentro –en el que participaron el primer ministro Manuel Marrero Cruz y el titular de Cultura Alpidio Alonso Grau–, se presentó una relatoría con todo lo hecho desde las asociaciones de la Uneac para mantener vivo su último Congreso, en medio de una pandemia que ha limitado toda interacción y se produjo un provechoso intercambio sobre la cultura nacional y el ataque que actualmente se gesta hacia la institucionalidad del país.

El Jefe de Estado aseveró que se arremete contra la cultura porque es la esencia misma de la Revolución y el propósito de las plataformas colonizadoras es destruir nuestra identidad, con la aspiración de llegar a dominarnos. Pero en la historia de Cuba, salvo raras excepciones, los intelectuales y artistas han estado con las causas más avanzadas, por eso la Revolución, reiteró, «ha sido cantada y contada por sus artistas».

Díaz-Canel resaltó la unidad de la intelectualidad cubana y rechazó los intentos por mostrarla fragmentada. Abogó por continuar y visibilizar el diálogo que todos los días se hace desde las instituciones.

Voces prestigiosas hablaron del acompañamiento de los artistas e intelectuales a las instituciones culturales del país; de la defensa de la política cultural que, aun con errores, permitió una explosión artística desde el triunfo de la Revolución hasta hoy y del carácter siempre crítico del arte cubano, aupado precisamente desde la institucionalidad, gracias al diálogo permanente.

Se demandó más agilidad en las transformaciones que necesitan varias instituciones de la cultura y que han sido reclamos legítimos; una mejor articulación entre los saberes científicos, en este caso de las ciencias sociales, y un mayor estudio de la Constitución desde el sistema educacional.

Por más de dos horas, intelectuales y artistas dialogaron con el Presidente sobre diversos temas. En primer lugar, abordaron el linchamiento mediático hacia quienes defienden la Revolución en redes sociales y espacios públicos y la valentía de quienes insisten en hacerlo, a pesar de los costos; la necesidad de fortalecer nuestras organizaciones, algunas aún anquilosadas en viejos esquemas, y sobre anteponer el acervo cultural de la nación al escenario apocalíptico que se pretende crear en torno a ella.

(Tomado de Granma)


Compartir...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

20 − 15 =