Rechazan en la ONU las medidas coercitivas unilaterales (+Video)

Compartir...

Naciones Unidas, a propuesta del G-77 + China, sometió a votación el informe «Medidas económicas unilaterales como medio de coerción política y económica contra los países en desarrollo»
Naciones Unidas, a propuesta del G-77 + China, sometió a votación el informe «Medidas económicas unilaterales como medio de coerción política y económica contra los países en desarrollo»

A propuesta del G-77 + China, se sometió a votación en las Naciones Unidas el informe «Medidas económicas unilaterales como medio de coerción política y económica contra los países en desarrollo», que recibió el voto favorable de 119 de los estados miembros. Se abstuvieron 46 países, y en contra votaron siete.

En el marco de la Segunda Comisión de las Naciones Unidas, esta resolución reconoce que las medidas económicas coercitivas unilaterales constituyen una flagrante violación de los principios del Derecho Internacional y la Carta de las Naciones Unidas, según destaca el sitio web Cubaminrex.

Con esta victoria, una vez más la comunidad internacional reconoce que ningún Estado debe aplicar o fomentar el uso de medidas unilaterales económicas, políticas o de cualquier otra índole para coaccionar a otro Estado a fin de lograr que subordine el ejercicio de sus derechos soberanos. También se exhorta al mundo a que se adopten medidas urgentes y eficaces para impedir su aplicación.

Históricamente, la Asamblea General de la ONU examinó este tipo de tema desde su 38 periodo de sesiones y siempre lo expuso el Grupo de los 77. Esta es la 22 ocasión en que se incluye en la agenda del organismo.

El embajador cubano Yusnier Romero Puentes, al intervenir en el debate expresó que las medidas coercitivas unilaterales atentan de manera directa contra la soberanía, la igualdad y la independencia política de los Estados y ejemplificó con el criminal bloqueo económico, comercial y financiero de EE. UU. establecido por más de seis décadas contra la isla.

«Al mismo tiempo que tienen como objetivo causar dificultades económicas y políticas en los Estados contra los cuales van dirigidas –sin hacer distinción real entre los gobiernos y la población civil, afectando desproporcionadamente a los más vulnerables-, violan el principio de no interferencia en los asuntos internos y obstaculizan los esfuerzos de las naciones en pos del desarrollo, la promoción y pleno disfrute de los derechos humanos», dijo el representante de la isla, citado en al web de la Cancillería cubana.


Compartir...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *