Prosiguen en Guantánamo preparativos para ensayo clínico del candidato vacunal Abdala

Compartir...

Guantánamo.- Tras figurar varias semanas como el municipio de mayor tasa de incidencia de la COVID-19 en Cuba, la provincia de Guantánamo lucha por seguir alejándose de la cima de esa indeseada lista, mientras avanzan sus preparativos para la fase III del ensayo clínico de Abdala, uno de los prometedores candidatos vacunales cubanos que se producen hoy escala industrial.

Hoy se trabaja en los protocolos para asumir en breve ese estudio: desde la definición de los deberes de cada profesional implicado hasta los procedimientos a seguir, llenado de la documentación y aseguramiento de los cinco sitios donde se hará el ejercicio clínico, que abarcará 45 consultorios médicos y un universo de 12 mil guantanameros entre 19 y 80 años de edad.

El Doctor Alejandro Javier Sánchez, investigador principal de esta fase del ensayo en la Villa del Guaso, comentó a la Agencia Cubana de Noticias que en este momento organizativo se ajustan las condiciones para que nada falle, y se cuenta ya con los flujogramas o plan de acciones para responder acertadamente ante cualquier eventualidad, incluido algún fallo del fluido eléctrico.

Subrayó el facultativo que para asegurar el éxito del proceso se prepara un centenar de profesionales de la salud capacitados, entre médicos, enfermeras, laboratoristas e investigadores locales, de estos últimos 24 convocados, con experiencia en el campo de los ensayos.

Una vez comenzado el estudio los sitios clínicos habilitados, en los cuatro puntos cardinales de esta ciudad, funcionarán de ocho de la mañana a seis de la tarde y se estima que en cada jornada recibirán el inmunógeno unas mil 200 personas, permitiendo en 10 días administrar al universo de individuos escogido la primera de las tres dosis de Abdala previstas en este período de prueba.

En ese lapso de tiempo se prevé inmunizar a seis mil 600 guantanameros de 19 a 50 años de edad (el 55 por ciento de la muestra) y cinco mil 400 de entre 50 a 80 años, la mayoría seleccionados en el Sur de la ciudad -por su alta densidad poblacional-, y elegidos todos teniendo en cuenta la voluntariedad y el cumplimiento de los criterios de inclusión, dijo el experto.

Buscando reflejar lo más fiel posible a la población cubana sujetos de amplio rango etario, sanos o con patologías compensadas, formarán parte del estudio que en su fase inicial reveló positiva respuesta inmunológica ante la COVID-19, y hoy experimenta segunda etapa de ensayo en Santiago de Cuba, tras la cual arrancará la tercera en la Ciudad Héroe y Guantánamo.

En las primeras fases se evaluó la seguridad e inmunogenicidad de este candidato vacunal cubano, que ha demostrado ser seguro y con mínimos efectos adversos, y seguidamente se probará su eficacia, un proceso en el que los guantanameros se sienten privilegiados de participar.

El Centro de Ingeniería Genética y Biotecnología de la Isla paralelamente a “Abdala” trabaja con el candidato “Mambisa”, mientras el Instituto Finlay de Vacunas avanza en la serie Soberana, mostrándose así la fortaleza científica de Cuba y ubicándola en la vanguardia de países latinoamericanos en la lucha por desterrar a la primera gran pandemia del siglo XXI.


Compartir...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

cinco + 3 =