Otro gesto se suma a la historia de solidaridad de Cuba

Compartir...

Con la llegada a Honduras el domingo, de 20 profesionales de la Salud, pertenecientes al Contingente Internacional de Médicos Especializados en Situaciones de Desastres y Graves Epidemias Henry Reeve, para el enfrentamiento a la COVID-19, se refuerza la tradición internacionalista de nuestra Isla con el país centroamericano. 

En su cuenta en Twitter, el canciller cubano, Bruno Rodríguez Parrilla, calificó este, como «un nuevo gesto solidario de Cuba, en una coyuntura en que es necesario un esfuerzo global para frenar la pandemia».

Los recién llegados se suman a los más de mil colaboradores que ya se encontraban con anterioridad laborando en ese país.

La primera vez que los nuestros pisaron tierra hondureña en condición de solidarios mensajeros de la Medicina cubana, fue en el año 1998, después del azote del huracán Mitch. En ese entonces, la respuesta de Cuba no se circunscribió a capital humano, sino que también fueron enviados medicamentos y otros insumos necesarios para atender a la población tras el fenómeno natural, que afectó a varios países de esa región geográfica.

Cuando a mediados de 2004 surge como iniciativa de los gobiernos cubano y venezolano la Misión Milagro, destinada a devolver la visión a personas de bajos ingresos, también Honduras fue beneficiada por ese proyecto, que se incluyó dentro de los impulsados por la Alianza Bolivariana para las Américas (alba). 

Miles de hondureños llegaron hasta la Mayor de las Antillas para recibir tratamiento oftalmológico. En esos momentos iniciales, Cuba donó tres centros oftalmológicos a la República de Honduras. Ese poderoso empeño permitió que en un periodo de diez años, 290 051 pacientes hondureños fueran beneficiados con luz en sus ojos.

El presidente del país centroamericano, Juan Orlando Hernández, expresó en su cuenta de Twitter su agradecimiento a Cuba, y explicó que en este vuelo, viajaron también 53 médicos hondureños que estudian en nuestro país diversas especialidades. Señaló, además, que en 2016, ambos gobiernos suscribieron un convenio que favorece esta colaboración.

Cooperación cubana en Catar 

Antes de esta brigada, también habían partido ya más de 200 miembros del Contingente Henry Reeve hacia Catar. Estos colaboradores se unieron a los 500 que ya se encontraban laborando en el Hospital Cubano de Dukhan, que ha devenido centro para la atención a los enfermos de la covid-19. El Estado árabe solicitó esta ayuda cubana, debido a las experiencias positivas que han dejado allí el trabajo de los profesionales de la Isla.

Con estas, ya pasan de 20 las brigadas médicas que han salido desde Cuba para responder al llamado de la Organización Mundial de la Salud, de combatir, por medio de la solidaridad los ya devastadores efectos del nuevo coronavirus para la especie humana.

Todo ello responde, lógicamente, a los principios humanistas y solidarios sobre los que se sustenta nuestro proceso revolucionario, más allá de las manipulaciones mediáticas y las calumnias de las que ha sido blanco el internacionalismo cubano.


Compartir...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

diez + 3 =