¡Llegó el día!: El béisbol es declarado Patrimonio Cultural de la nación cubana

Compartir...

El béisbol es declarado Patrimonio Cultural de la nación cubana
Fundado en 1874 fue el primero de su tipo construido en nuestro país y el más longevo del mundo que todavía está activo. Foto: Ismael Francisco / Cubadebate

En vísperas del día de la Cultura Cubana, este martes 19 de octubre se declaró oficialmente al béisbol como Patrimonio Cultural de la nación, en actividad realizada en el legendario Palmar de Junco de Matanzas, estadio donde se jugó el primer partido de béisbol en Cuba del cual se conserva un box score oficial.

No es casualidad que se haya escogido esta fecha cuando solo restan unas horas para que se cumpla un aniversario más de entonarse por primera vez nuestro Himno Nacional, en aquella rebelde ciudad de Bayamo tomada por las tropas mambisas al mando de Carlos Manuel de Céspedes, el Padre de la Patria.

Es que el béisbol o “pelota” como lo llamamos los cubanos, se ha convertido a través de los años en un símbolo más de esta nación, dejando su huella en la historia de este país al impactar en nuestras costumbres, en el lenguaje, la música, y en todas las manifestaciones artísticas, para moldear y ayudar a construir nuestra propia idiosincrasia.

Ningún lugar mejor para hacer esta declaratoria que este mítico terreno matancero Monumento Nacional, donde se respira tanta historia apenas pisar su arcilla.

Fundado en 1874 fue el primero de su tipo construido en nuestro país y el más longevo del mundo que todavía está activo, además de abrigar desde hace varios años un exquisito Salón de la Fama provincial, una deuda que aún tiene el país para reconocer y venerar a todas esas glorias deportivas que han hecho del béisbol un templo de culto para los cubanos.

Allí, en representación de los miles de atletas, historiadores, periodistas, árbitros y directivos, que a lo largo de tantos años hicieron del béisbol un modo de vida y lo fundieron con la cultural general de un pueblo; se dieron cita varias de esas estrellas de antaño, entre ellos los matanceros Fernando y Wilfredo Sánchez, homenajeados en nombre de su familia por mantener la tradición de este deporte durante varias décadas

Orquesta Failde. Foto: Ismael Francisco / Cubadebate

El Danzón, nuestro baile nacional declarado también con anterioridad Patrimonio Inmaterial, no podía faltar en esta velada que amenizó la Orquesta Failde, esparciendo sus notas musicales en ese aire beisbolero, como tantas veces ocurrió en sus orígenes. Ambos representaron la rebeldía contra la hegemonía cultural de los colonizadores españoles y son piezas claves en la formación del perfil psicológico-social de los cubanos.

El reto ahora, una vez oficializado, es salvaguardar este patrimonio inmaterial para que no corra riesgo de perderse esa memoria colectiva de nuestra nación y poder garantizar la continuidad, ya no solo de este deporte, sino de nuestra misma cultura popular.

Perder este Patrimonio Cultural sería perder nuestra propia identidad nacional y nuestro futuro como nación, he ahí la gran importancia que tiene el béisbol y la urgencia de trazar estrategias efectivas para su rescate, conservación, y desarrollo. Nos vemos en el estadio.

La voz de los inmortales

Los hermanos Sánchez. Foto: Ismael Francisco / Cubadebate
  • Fernando Sánchez

“Estoy muy contento porque se haya seleccionado el béisbol como Patrimonio Cultural. Es algo por lo que hemos luchado siempre y del cual me siento privilegiado por haber aportado algo. Estoy emocionado porque un día como hoy se ha reconocido a la familia Sánchez por toda la labor realizada por nosotros durante tantos años”.

  • Gaspar “Curro” Pérez

“Me emociona mucho que esta declaratoria se haga aquí en este estadio Palmar de Junco que tanta historia tiene incluida. Aquí jugaron los fundadores de este deporte, mi padre se hizo pelotero aquí y la mayoría de todos esos inmortales que hicieron grande este deporte”.

  • Wilfredo Sánchez

“El béisbol es lo más grande que me ha pasado en la vida. Todavía la gente me recuerda por ser parte de los tres mosqueteros aquellos que ayudaron a Henequeneros a ganar su primer campeonato. Estoy muy  orgulloso por esta declaración y es un reto para todos nosotros los profesionales de este deporte”.

Ningún lugar mejor para hacer esta declaratoria que este mítico terreno matancero Monumento Nacional, donde se respira tanta historia apenas pisar su arcilla. Foto: Ismael Francisco / Cubadebate

Compartir...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *