La continuidad de una Revolución iniciada hace 153 años

La continuidad de una Revolución iniciada hace 153 años

Compartir...

Guantánamo.- Con el tañer de las campanas el ingenio La Damajagua el 10 de octubre de 1868, se rompieron definitivamente las cadenas de opresión y esclavitud para comenzar la Revolución: la única, verdadera y redentora que aún hoy marca el camino de la independencia de Cuba.

Cuando Carlos Manuel de Céspedes liberó a sus esclavos y los invitó a unirse a la lucha contra el colonialismo español, iniciaba así la guerra independentista que a lo largo de los años fue fomentando al patriotismo de un pueblo que, como entonces, se niega a vivir en cadenas porque sería una existencia sumida en agravio y vergüenza.

Negros, blancos, campesinos… y los ricos hacendados que abandonaron el confort de sus haciendas para andar a veces a caballo, otras a pie, dormir a la intemperie o apenas protegidos por las yaguas de los improvisados bohíos, en hamacas o en la fría hierba, se unieron en el bravo Ejército Libertador y sus mambises quienes, además del asedio de las bien equipadas huestes coloniales, enfrentaron a no pocas enfermedades, las inclemencias del tiempo y el hambre, pero sin abandonar el único camino que los unió: la libertad de su isla.

Ese día, la historia de Cuba dio un giro que avanzó hacia la lucha definitiva contra la sumisión. Fue la primera vez que los cubanos, armados de sentimiento patrio, se lanzaron a luchar por su tierra, la misma razón que hoy nos convoca a defender nuestro derecho de seguir construyendo una sociedad más justa y las conquistas ganadas a lo largo de todos estos años y por la que tantos hombres irrigaron el suelo de esta nación.

153 años después y en medio de una despiadada pandemia -la Covid-19- los cubanos seguimos en pie de combate; enfrentamos el recrudecimiento de un inhumano bloqueo económico, financiero y comercial que ocasiona millonarias pérdidas al país y afecta todos los sectores de la economía y sociedad cubanas.

Enfrentamos además una brutal guerra de cuarta generación; una operación que ha concertado a cuentas verdaderas y falsas en redes sociales digitales, influencers que operan desde otras naciones, medios de comunicación de la derecha y la maquinaria de odio radicada en Miami y financiada por Washington. El elemento común ha sido en todos estos actores ha sido el barraje des-informativo, la manipulación de sucesos e imágenes y una avalancha de fake news con un marcado propósito de desestabilización, de poner en peligro la estabilidad y gobernabilidad de la isla.

Somos continuidad, sigue siendo una cuestión de derecho, defender lo logrado, resolver nuestras problemáticas e incluso desavenencias porque esta Cuba que es de todos, esta Patria digna y soberana es sagrada y la seguiremos defendiendo al precio que sea necesario. No por casualidad el líder histórico de la Revolución Cubana, Fidel Castro, sentenció: “Solo ha habido una Revolución, la que comenzó Céspedes.”


Compartir...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

quince − 10 =