Fidel: «… Esta guerra no la ganó nadie más que el pueblo”

Compartir...

Guantánamo.- Aquel 8 de enero de1959, quienes acudieron a recibir a la Caravana de la Libertad, jamás olvidaron el extraordinario júbilo popular tras la victoria del Ejército Rebelde sobre la sanguinaria dictadura de Fulgencio Batista.
Saludos, risas, barbas, fusiles, melenas y brazaletes, acompañaban los gritos de ¡Viva! La Caravana de los barbudos con Fidel Castro al frente, entraba a La Habana. Cientos de banderas cubanas y del Movimiento 26 de Julio ondeaban ese día de victorias.

Hubo lágrimas de emoción por quienes no pudieron ver el triunfo. Sonaban las sirenas de los barcos anclados en el puerto, replicaban las campanas de las iglesias, el ruido las bocinas de los autos inundaban la ciudad y, junto a los silbatos de las fábricas, la Marina de Guerra disparaba 21 salvas.

Se agitaban las manos de hombres, mujeres, ancianos, niños en los parques y desde los balcones. Las palomas volaban de un lado a otro como si con ello, auguraran otro porvenir para la Patria y acompañaban el recibimiento de la columna guerrillera.

Simbólicamente, una de ellas se posó en el hombro de Fidel mientras hablaba al pueblo: “Una de las ansias mayores de la nación, consecuencia de los horrores padecidos, por la represión y por la guerra, era el ansia de paz, de paz con libertad, de paz con justicia, y de paz con derechos…”.

En otro momento de la alocución, el líder expresó la gran confianza que tenía en las masas y dijo: “Si a mí me preguntaran qué tropa prefiero mandar, yo diría: prefiero mandar al pueblo, porque el pueblo es invencible. “Creo que es momento decisivo de nuestra historia: la tiranía ha sido derrocada”, enfatizó.

“No nos engañemos creyendo que en lo adelante todo será fácil, quizás en lo adelante, todo sea más difícil…”, acotó el líder de la Revolución Cubana. … “ El pueblo fue quien ganó esta guerra – dijo –porque nosotros no teníamos tanques, nosotros no teníamos aviones, nosotros no teníamos cañones, nosotros no teníamos academias militares, nosotros no teníamos campos de reclutamiento y de entrenamiento (…) ” “El pueblo, el pueblo ganó la guerra. Esta guerra no la ganó nadie más que el pueblo.”

“Lo primero es advertir al pueblo, porque hablándole al pueblo podemos ahorrar sangre, porque aquí, antes de tirar un tiro, hay que llamar mil veces al pueblo y hablarle para que, sin tiros, resuelva los problemas”. Así dijo Fidel Castro para resaltar en el papel del pueblo en la victoria contra la dictadura de Fulgencio Batista.

“Porque la opinión pública tiene una fuerza y una influencia extraordinaria (…) En la época de la dictadura la opinión pública no es nada, pero en la época de la libertad la opinión pública lo es todo, y los fusiles se tienen que doblegar y arrodillar ante la opinión pública”. Y al terminar esta frase, Fidel vuelve su rostro hacia Camilo Cienfuegos y le pregunta “¿Voy bien, Camilo? -Vas bien, Fidel, le respondió el Héroe de Yaguajay.

Estas palabras, durante estos 63 años de Revolución, ha devenido en símbolo. El 8 de enero de 1959 quedaba sellada la frase que glorificó para la Historia de Cuba la entrañable amistad entre el Héroe de Yaguajay y Fidel Castro.


Compartir...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *