Directora del CIGB: Todo lo que tenemos que hacer es combatir este virus y ganarle la pelea

Compartir...

La miembro del Buró Político del Partido, la doctora Marta Ayala Ávila, directora del Centro de Ingeniería Genética y Biotecnología (CIGB), inició su intervención en la comparecencia especial desde el Palacio de la Revolución explicando que cada vez que surge una nueva variante del coronavirus, la pregunta es: «¿podrán ser efectivas las vacunas contra estas variantes?».

Para ello se desarrolla una investigación a nivel de laboratorio que permite evaluar cómo la respuesta inmune de los individuos que están vacunados puede combatir estas cepas.

Ayala Ávila subrayó que las cepas con las que hoy convivimos –denominadas por la OMS como variantes de preocupación– tienen la característica de tener muy alta transmisibilidad y aumentan mucho el riesgo de hospitalización y muerte. «No hay una solución para combatir esta situación. Son los medicamentos, la responsabilidad sanitaria e individual y las vacunas parte de las herramientas para atender este problema», añadió.

La Directora del CIGB comentó que tanto la cepa Alfa como la Delta tienen un alto nivel de carga viral y hacen que muchos individuos en muy corto tiempo puedan ser contagiados.

«Todo lo que tenemos que hacer es combatir este virus y ganarle la pelea. No podemos pensar que vamos a contagiarnos todos porque el precio que vamos a tener que pagar va a ser muy elevado. Nadie quiere perder ni a un familiar, ni a un amigo, ni a un niño, ni a una mujer embarazada», recalcó en su intervención.

Marta Ayala apuntó que tratar de achacarles a las vacunas menor efectividad para responder por qué hay mayor transmisibilidad, no sería un enfoque correcto. «Primero, tendríamos que tener a muchos individuos vacunados. La OMS plantea que en estos momentos con las cepas tendría que haber un 70 u 80 % de la población vacunada para lograr lo que se ha denominado la inmunidad poblacional, comunitaria, de rebaño», argumentó.

Igualmente, la científica afirmó que hay un efecto de la vacunación. «¿Dónde se ve un menor efecto? Donde no se han cumplido las pautas completas de vacunación. Cuando hay individuos que solo han recibido una vacuna y la transmisión se ha desplazado hacia las personas no vacunadas, como la población pediátrica.

«La Delta todavía puede ser neutralizada por las respuestas inmunes que inducen las vacunas, no así la cepa Beta que sí se ha visto puede reducir de alguna manera el efecto de nuestra inmunidad si somos infectados», precisó.

También recordó que los científicos y autoridades sanitarias se volcaron de manera soberana e independiente para buscar nuestras propias pautas para enfrentar la pandemia. «Hay muchos productos de la industria cubana que son únicos y se aplican en el protocolo de actuación cubano.

«Aun cuando estemos en un momento de rebrote tenemos herramientas, tecnologías de Salud y la confianza en que vamos a saber manejar esta actual coyuntura y una de esas herramientas son las vacunas».

La doctora rememoró la experiencia de nuestro país en el desarrollo de vacunas y recordó el plan Bush que decía que Cuba no tenía por qué tener un desarrollo biotecnológico, ni tenía que tener vacunas, que ellos iban a venir a inmunizarnos.

En otro momento de su intervención dijo: «¿Cuáles son las regiones más desfavorecidas en estos momentos en la lucha contra la COVID-19? Las más pobres, porque las más ricas han contratado cuatro y cinco veces más las vacunas que las que necesitan para su población».

Aunque Abdala y Soberana ya anunciaron su eficacia, Marta Ayala Ávila precisó que estas vacunas continúan su desarrollo.

«Esas cinco vacunas nos dan también la posibilidad de responder a la situación de rebrote de una manera innovadora. Además de que tenemos la capacidad de desarrollar vacunas a partir de las cepas mutantes, tenemos la capacidad de combinarlas para lograr respuestas más efectivas».

Soberana está en ensayo en edades pediátricas –precisó–, y Abdala está este lunes camino a Camagüey para hacer el estudio clínico fase I/II.

La doctora, de igual modo, habló también de Mambisa y Soberana Plus para pacientes convalecientes que necesitan recibir dosis de refuerzo. «Soberana concluyó ya su estudio fase II y lo va a extender a otras personas, y Mambisa debe estar recibiendo hoy el autorizo para empezar su estudio fase II».

También dijo: «La eficacia de nuestras vacunas es un orgullo de nuestro país. La experiencia de nuestra Salud nos permitió adelantar con dos candidatos, haciendo todo lo que rigurosamente está planteado. Sus estudios clínicos fase III son de primer nivel mundial y en un contexto epidemiológico complejo de circulación de cepas.

«Los resultados de eficacia las ubican entre las de mayor eficacia a nivel mundial y contra estas cepas de preocupación para la OMS», aseguró.

Añadió que tienen la capacidad en los laboratorios, y por el desarrollo científico, técnico y tecnológico, de tener las proteínas recombinantes que puedan ser la base de otras vacunas que tengan estas variantes mutadas. «Y eso se está trabajando. Aquí se trata de no perder un minuto».

En relación con los sucesos de la jornada precedente, declaró: «Lo que se provocó ayer (domingo) fue también un riesgo de promover la situación epidémica que tenemos. Es un acto de irresponsabilidad individual muy grande, porque las personas vulnerables se mueren.

«Tenemos la capacidad de aislar las cepas, evaluar la respuesta inmune ya sea de los modelos animales o individuos que hemos vacunado y de, si hace falta, tener una vacuna con esos mutantes», reiteró para luego añadir: «Ya se está hablando en el mundo de ir a la tercera dosis o una dosis que sea una variante mutada».

Marta Ayala Ávila significó que la vacunación hay que completarla: «Catorce días después de la última dosis, 28 y más allá es que se expresa la inmunidad que sea la defensa contra el virus. Esa eficacia lo que ha medido es que reduce el riesgo de que uno se enferme o llegue a formas graves de la enfermedad.

«Los municipios que han terminado la administración de vacunas ahora empiezan a acumular el periodo de tiempo para que se exprese el efecto de la vacuna, por eso estamos conscientes de que tenemos que fabricar muchas dosis de vacunas y ponerlas lo más rápido posible».

Poco antes de concluir, la experta insistió en la importancia de mantener la responsabilidad individual.


Compartir...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

13 + dieciseis =