Consultas post COVID-19: también una prioridad del sistema de Salud cubano

Compartir...

De una atención semanal sabatina a frecuencia diaria incrementaron las consultas post COVID-19 en los policlínicos de la ciudad de Guantánamo, asistencia multidisciplinaria donde se da seguimiento a la evolución de los convalecientes de esta enfermedad y se detectan y tratan posibles secuelas, aportando así a la recuperación integral del paciente. 

Como consecuencia del alto nivel de contagio vivido en la provincia más oriental de Cuba durante el tercer rebrote de la pandemia, y añadiendo a ello la severidad de la variante genética Delta, son más los convalecientes y mayor también el número de quienes acuden a estas consultas, conscientes de que no se trata de males menores, sino de secuelas a chequear oportunamente. 

Las afecciones derivadas de la COVID-19 se suman a las preocupaciones del sistema sanitario cubano sabiéndose que, aun cuando el individuo logra vencer el patógeno, en el cuerpo pueden quedar lesiones que perjudiquen gradualmente su estado de salud, subrayó a la Agencia Cubana de Noticias la Doctora Yuleisi de la Cruz, Jefa de Sección de la Atención Primaria en Guantánamo

Hoy son miles -dijo- los que tras su alta epidemiológica asisten a las consultas post COVID-19, en las que expertos en medicina interna, imagenología, psicología, fisiatría y otros examinan, despliegan su arsenal terapéutico y de precisarse remiten a niveles de atención secundaria o terciaria, donde otros especialistas obrarán por el definitivo restablecimiento del afectado. 

Las consultas post COVID-19 están habilitadas en los 22 policlínicos de los 10 municipios guantanameros, con prioridad para los grupos vulnerables, en especial aquellos que cursaron con gravedad la enfermedad, muchos de ellos con comorbilidades o padecimientos crónicos no transmisibles, que se conoce incrementan el riesgo de complicaciones. 

También son prioridad los pacientes pediátricos, embarazadas, adultos mayores, y hasta quienes transitaron el virus de forma asintomática pero que luego han presentado alteraciones resultantes del SARS-COV-2, agente patógeno aún nuevo para la comunidad científica, de cuya enfermedad no se conoce todo, como tampoco de la impredecible convalecencia del afectado. 

Estudios en Cuba apuntan que el 42 por ciento de los contagiados con coronavirus desarrollan secuelas, una cara no menos peligrosa de esta primera gran pandemia del siglo XXI, y la evaluación multidisciplinaria para esos casos incluye desde análisis complementarios hasta electrocardiogramas, Rayos X y ultrasonido, este último uno de los servicios más recurrentes. 

El enfermo que ingresa por COVID-19, según su complejidad, puede salir como paciente de otra especialidad o de varias, lo cual nos habla de lo doblemente peligroso de este padecimiento y de la necesidad ante todo de prevenirlo con rigurosa bioseguridad, alertó la Jefa de Sección de la Atención Primaria en Guantánamo. Incluso tres meses después del alta -señaló la facultativo- se han tratado personas que han persistido con manifestaciones, las más frecuentes de tipo psicológico (asociadas con la ansiedad y la depresión), así como también disnea, tos, fatiga crónica, dolores articulares y alteraciones detectadas en tomografías pulmonares. 

Hace poco más de dos semanas las consultas post COVID-19 abren diariamente en los cinco policlínicos de la cabecera provincial, para atender en cada jornada a 20 pacientes por centro, y en el caso de Baracoa también se sigue esa frecuencia, cuando vive este municipio su escenario epidemiológico más complejo. 

Dependiendo de las vulnerabilidades de cada individuo se establece una frecuencia de evaluación diferenciada, que forma parte del protocolo del Sistema de Salud cubano para enfrentar a la pandemia, como también el programa masivo de vacunación que lleva a cabo el país hoy, ya con un significativo por ciento de personas con su esquema concluido. 

Próximamente y como el resto de la población, los recuperados del SARS-COV-2 se sumarán al cronograma de inoculación, en su caso con la vacuna Soberana Plus, para convalecientes, otro paso importante que acercará cada vez más a Cuba a la inmunización del total de su pueblo, que estará así mejor protegido ante el embate del virus causante de la temida enfermedad.


Compartir...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

dieciocho + 10 =