Avanza en Argentina juicio contra represores de la última dictadura

Compartir...

 Familiares de víctimas de la última dictadura militar argentina (1976-1983), brindarán hoy testimonio en una nueva audiencia sobre crímenes de lesa humanidad cometidos en tres centros clandestinos de detención de la provincia de Buenos Aires.
Se trata de la causa sobre las barbaries que se llevaron a cabo en los centros conocidos como Pozo de Banfield, Pozo de Quilmes y Brigada de Lanús, que incluye el caso de 442 víctimas, entre ellas 18 embarazadas y muchos de sus compañeros, además de siete niños nacidos en cautiverio.

Según precisó la Asociación Abuelas de Plaza de Mayo en un comunicado, en esta jornada declarará Miguel Santucho, quien busca a su hermano o hermana nacido en cautiverio y también prestará testimonio Clara Fund, hermana de Juan Carlos Fund, aún desaparecido, quien estuvo preso en la Brigada de Quilmes.

También se espera que hable en la audiencia María Marta Coley Robles, hija Manuel Coley Robles, quien fue secuestrado el 27 de octubre de 1976. María Marta, en ese entonces de 11 años, fue testigo del secuestro de su padre, cuyos restos fueron identificados por el Equipo Argentino de Antropología Forense en 2009.

La audiencia se transmitirá en vivo por el canal de YouTube de La Retaguardia y las Abuelas invitaron a acompañarlas en este importante proceso para conseguir justicia para sus hijos desaparecidos y sus nietos apropiados durante la dictadura.

El Tribunal Oral Federal 1 de La Plata, capital de la provincia de Buenos Aires, juzga en este caso a 18 represores que actuaron en esos centros clandestinos de detención, entre ellos, Miguel Etchecolatz, el exmédico policial Jorge Bergés y Juan Miguel Wolk, responsable del Pozo de Banfield.

El caso tuvo su primera elevación a juicio en abril de 2012 y las Abuelas son querellantes junto con Carlos D’Elía, Victoria Moyano Artigas, María José Lavalle Lemos y su hermana María Lavalle, niños apropiados, hoy hombres y mujeres que lograron recuperar su verdadera identidad.

Además, como querellante se encuentra Pablo Díaz, sobreviviente de la conocida Noche de los lápices, y Graciela Borelli Cattaneo, hermana de un ciudadano uruguayo víctima del Plan Cóndor.

El pasado 10 de junio, las Abuelas celebraron más de cuatro décadas después, la sentencia contra otros cinco represores condenados a prisión perpetua por sus actos contra militantes que participaron de la Contraofensiva de Montoneros entre 1979 y 1981.

Tomado de PL


Compartir...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

15 + seis =