Vencen Domadores de Cuba a Tigres de Uz­be­kistán

Compartir...

Argilagos (izquierda) demostró anoche que se encuentra en excelente forma para los Juegos Olímpicos. Foto: Ricardo López HeviaGuantánamo (Redacción Solvisión).- Los Domadores demostraron una vez la calidad del boxeo cubano al vencer, en el formato C-1, 5-0 a los Tigres de Uz­be­kistán en la primera semifinal de la VI Serie Mundial.

Los uzbecos tendrán que hacer la proeza este viernes, para nivelar el match en la llave C-2 y forzar un combate de desempate, situación que es casi imposible de ma­terializar.

De abrir la senda triunfadora para los Do­madores se encargó el camagüeyano Jo­hanys Argilagos en los 49 kg, al superar por unanimidad 3-0 a Nodiron Mir­zakh­medov.

Con un excelente movimiento de piernas y constantes entradas y salidas a la corta distancia, Ar­gilagos desconcertó a su rival que bien poco pudo mostrar frente a su adversario. El minimosca cubano desde el asalto inicial no dejó de pegar fuertemente a un tigre uzbeco que falló demasiado en sus golpes.

El siguiente pleito, Robeisy Ramírez lo solventó 3-0 a base de pura técnica a costa del escollo que constituía el subcampeón mundial de Catar 2015, Murodjon Akhmadaliev. El púgil cienfueguero conectó varios ganchos precisos para abrir la defensa del uzbeco, a la vez que se movía acertadamente hacia los lados para evitar la pegada de un púgil fogoso, como el propio Robeisy lo calificó.

“Fue una pelea exigente para la que me preparé muy bien. Obtener la victoria hoy me permitió comprobar el nivel competitivo en que me encuentro. Hice un combate con muchos desplazamientos para evitar sus golpes”, remarcó el campeón olímpico de Lon­dres 2012.

La sorpresa de la velada la protagonizó el matancero Luis Oliva en los 64 kg, al imponerse unánimemente a otro de los subcampeones del mundo en Doha, Fazliddin Gaib­nazarov. Oliva le aceptó el reto al asiático para pelear tanto en la media como en la larga distancia, donde el local se vio inmenso en la porfía para complacer al público.

Con esas tres victorias, los Domadores garantizaron el match frente a los Tigres, sin embargo, la espectacularidad no había he­cho acto de presencia en el coliseo habanero, pero Arlen López, quien se halla en una inmejorable forma deportiva propinó un fulminante swing de izquierda a Ulugbek Khak­berdiev, en los 75 kg, para decretar el nocao en el primer asalto.

Para cerrar la noche magistral de los Do­madores, el guantanamero Erislandy Savón doblegó en un encuentro algo monótono a Mirzobek Khasanov por unanimidad. Savón apenas sudó ante el contrario, quien prefirió amarrarse al cubano. No obstante, el antillano le recetó los rectos precisos para dejar firmada la barrida cubana.


Compartir...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

diecisiete − diecisiete =