Valores naturales en Guantánamo

Compartir...

Guantánamo.- En áreas geográficas bien diferentes, dentro de los límites de la oriental provincia de Guantánamo, destacan dos zonas ecológicas de gran importancia para todo el archipiélago cubano: el parque nacional Alejandro de Humbold y la Reserva Ecológica de Hatibonico.

El Humbold, localizado en las montañas de los municipios de Yateras y Baracoa se caracteriza por ser el lugar donde más llueve en el país, y cuenta con una red hidrográfica importante, entre los que destacan los Rios Toa, el más caudaloso de Cuba, y el Duaba.

De igual manera el área se caracteriza por poseer grandes reservas de la flora y la fauna, donde sobresalen hermosos paisajes de bosques tropicales, de los mejores conservados en toda el área, de ahí la necesidad de mantener e incrementar las acciones de conservación.

Por su parte, Los monitongos constituyen uno de los sitios singulares de la geografía cubana por sus formas y tamaños, considerados únicos en el archipiélago y de la región del Caribe. 

Esas pequeñas elevaciones, de alrededor de unos 200 metros de altura, pertenecen a la Reserva Ecológica de Hatibonico, en el municipio de Caimanera, a unos mil kilómetros al Este de La Habana, y entre sus características sobresale que se encuentra en una zona de escasas precipitaciones anuales. 

Allí conviven ejemplares de la flora y la fauna cubano, en peligro de extinción, como la jutía conga, el majá de Santa María, entre otros, pero que gozan de un sistema de protección que le permite reproducirse en sus condiciones naturales de vida. 

En ese paraje natural está implementado un interesante proyecto medioambiental con los pioneros de la escuela de la comunidad de Hatibonico, en el cual participan especialistas medioambientales, así como los guardabosques.

La protección del medio ambiente es prioridad número uno en Cuba, por eso resulta admirable el trabajo de conservación que desarrollan tanto en el parque nacional Alejandro de Humbold como en el área ecológica de Hatibonico. Sin dudas dos joyas de la geografía cubana en Guantánamo.

 

Es por ello que las labores didácticas con la nueva generación son de vital importancia, para que aprecien los valores naturales y la forma más correcta de protegerlos.

  


Compartir...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

diez + 8 =