Un año después

Compartir...

Los CincoGuantánamo.- Hace un año, una noticia estremeció a los cubanos y a no pocas personas en el mundo; retornaban a la Patria Gerardo Hernández, Ramón Labañino y Antonio Guerrero quienes sufrieron injusta prisión en los Estados Unidos por defender a su pueblo del dolor causado por las acciones terroristas perpetradas desde ese país.

Era el 17 de diciembre de 2014, ese día la sensatez salió al fin a la luz y los tres patriotas regresaron a Cuba donde ya estaban René González y Fernando González, quienes cumplieron de manera íntegra la sanción impuesta por un tribunal de Miami, en un amañado juicio permeado por el odio y gruesos errores judiciales.

Ese día terminaba una extensa campaña mundial que a lo largo de varios años movilizó a miles de personas en casi todo el mundo por la liberación de Los Cinco.

Ellos y sus familiares ya llevan todo un año juntos, recibiendo el amor que les fue vedado y disímiles muestras de cariño respeto y admiración por su valor indoblegable ante la injusticia.

Pero también se día, que no en balde se califica de histórico, se hizo pública la voluntad de Cuba y los Estados Unidos de restablecer sus relaciones diplomáticas, las cuales fueron rotas de manera unilateral por Washington tras el triunfo de la Revolución.

Meses más tarde, las banderas de cada país comenzaron a ondear en sus respectivas embajadas de Washington y La Habana, pero como bien expresara el presidente Raúl Castro en su alocución de ese propio día:

Esto no quiere decir que lo principal se haya resuelto. El bloqueo económico, comercial y financiero que provoca enormes daños humanos y económicos a nuestro país debe cesar”.

Aún queda un largo trecho para lograr la normalización de las relaciones bilaterales, el fin de ese cerco que desde hace más de medio siglo el gobiernos norteamericano mantiene contra la isla caribeña, se recrudece ocasionando pérdidas que superan los 121 mil 192 millones dólares, pero además su ilegal carácter extraterritorial que afecta además a terceros países.

Otro asunto pendiente es la devolución del territorio ocupado en contra de la voluntad de los cubanos, desde hace más de cien años, en la bahía de Guantánamo. En ese enclave militar existe además un infame campo de prisioneros donde se practica la tortura contra seres humanos privados de todo tipo de derechos.

Debe ponerse fin, además, a la criminal Ley de Ajuste, finalizar las transmisiones radiales y televisivas contra la Mayor de las Antillas y compensarse a su pueblo por más de medio siglo de sufrimientos.

Hoy como tal vez nunca antes, los cubanos y el resto del mundo, están en todo el derecho de exigir a la mayor potencia del mundo el cese de su política hostil, abierta o solapada, es tiempo de empezar a convivir con sus vecinos, sin importar las diferencias, se trata de respeto mútulo.


Compartir...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

4 × uno =