Textilera guantanamera comprometida con el sector educacional cubano

Compartir...

Textilera guantanamera comprometida con el sector educacional cubanoGuantánamo.- La Unidad Empresarial Confecciones Textiles Ámbar, de Guantánamo, fiel colaboradora del desarrollo educacional cubano, redobla empeños en el completamiento de su plan de uniformes escolares destinados el venidero curso, ante la demora este año de los textiles importados para estas producciones.
Ámbar cuenta con siete atelier diseminados por varios municipios de la provincia, y en este contexto atípico extienden sus horarios y días laborales, estrategia para garantizar en tiempo su habitual tributo a la educación primaria, secundaria, preuniversitaria y técnico-profesional de cuatro provincias del país: La Habana, Artemisa, Mayabeque y Guantánamo.
   
Los 732 obreros de esta empresa -tres cuartas partes de ellos directos en las confeccionesestamos comprometidos con este cumplimiento y hasta los domingos se escuchan las máquinas de coser de nuestros talleres, para en la primera quincena de agosto completar el total de lo planificado según la demanda, apuntó  Yemeidy Portuondo, Jefa del departamento de producción y venta.
  
Hasta la fecha se confeccionó y entregó a la Empresa Comercializadora Universal cerca de 100 mil prendas escolares en todas sus modalidades -explicó Portuondo-, buena parte de lo elaborado desde enero con la materia prima presente en el almacén -tejidos en inventario-, incluidas todas las camisas y blusas para la enseñanza preuniversitaria, encargadas a la unidad guantanamera.
  
También se garantizó la encomienda de sayas y pantalones para alumnos de secundaria y politécnico, y un número significativo de faldas, short y bermudas para la educación primaria.
  
El tejido importado, recién llegado al país, ya está entrando al territorio y se dirigen ahora los esfuerzos a consumar lo restante: las blusas y camisas de primaria y secundaria y las piezas inferiores de los uniformes de preuniversitario.
  
Los talleres de confecciones Ámbar tributan tradicionalmente al año alrededor de 300 mil prendas escolares, priorizado encargo social que aseguran cumplirán igual esta vez, incluidas las pañoletas pioneriles -que ya se entregaron todas-, y amplio lote de batas blancas y azules para estudiantes de la Salud, locales y de otras provincias.
  
La venta de los uniformes arrancará a fines julio y se mantendrá durante todo el mes de agosto, según dio a conocer en los medios nacionales Nancy Valdés, viceministra de Comercio Interior (Mincin), y en función de agilizar ese proceso se amplió en el país la red comercial a mil 183 establecimientos, que brindarán servicio con horario extendido todos los días de la semana.
  
A tono con lo dispuesto, en la provincia de Guantánamo se pondrán en función de la venta más de 135 tiendas, los bonos para acceder a la compra se distribuirán a mediados de julio y, llegado el momento, se priorizará primero el expendio a los escolares de nuevo ingreso -los que se estrenan en cada nivel de enseñanza-, dijo  Isabel Rodríguez, especialista local de Comercio.
  
En la actualidad se trabaja en más de 60 fábricas en 56 municipios cubanos para la elaboración del uniforme escolar, y en agosto próximo se prevé concluir el plan nacional.

Compartir...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

siete + 18 =