Solvisión convoca a participar en foro debate sobre situación epidemiológica en Guantánamo

Compartir...

No al mosquito aedes aegyptiGuantánamo.- Guantánamo se mantiene entre las provincias cubanas libres de transmisión de arbovirosis: Chikungunya, Zika, Dengue… Tal condición es sostenida desde el 27 de noviembre de 2017 y resulta del control individualizado con caracterización profunda de los territorios, en los cuales ha sido efectivo el saneamiento ambiental, el tratamiento focal, el apoyo de los organismos y el sistema de vigilancia epidemiológica.

La estabilidad en el abasto de agua favoreció la batalla contra el mosquito Aedes aegypty, sin embargo, por desestimar los riesgos y la indisciplinas de algunos segmentos poblacionales los tanques bajos intradomiciliarios persistieron durante el año como los depósitos con mayor focalidad.

Los municipios de Guantánamo, Caimanera y Manuel Tames permanecieron con elevada presencia del vector, contribuyendo al índice de infestación provincial de 0.17 al cerrar el año, elevado con respecto al 0.05 establecido como margen de seguridad.

Una palabra es recurrente: Sostenibilidad ¿Cuáles son las principales problemáticas que lastran los esfuerzos del estado por mantener la salubridad? ¿Por qué se reportan hogares cerrados? ¿Cómo puede incidir la población para evitar que se agudicen más los problemas objetivos? ¿Tenemos la percepción del riesgo que nos haga partícipe de las soluciones más efectivas al respecto?

La situación epidemiológica en nuestra área geográfica es compleja, y que aunque en Cuba continúa disminuyendo la tasa de incidencia de sospechosos de dengue, a partir de las acciones intensivas en todo el país, no podemos bajar la guardia teniendo en cuenta las situaciones negativas por el Medio Ambiente y el período de lluvias que nos ha estado afectando.

Es deber mantener el control, exigencia y disciplina para garantizar niveles de infestación por debajo de 0,05, pero eso no se logra por si solo y menos cuando irresponsables hacen proliferar microvertederos, mantienen sus hogares cerrados, no lavan las vasijas donde almacenan agua, arrojan depósitos artificiales en áreas comunes,  o entidades estatales como acueducto y alcantarillado se muestran morosas en la solución de salideros, acumulación de aguas, obstrucciones de registros…   Salir del adulticida no significa que se haya concluido la etapa intensiva, no se puede descuidar: hay que sostener.

Vivimos  en una constante alerta epidemiológica, en un escenario geográfico permeado de diversos factores, causas y condiciones propensas a la propagación de epidemias que afectan a la salud colectiva. Unas 24 000 defunciones ocurren cada año por causa del dengue, principalmente entre los niños. Donde la prevalencia y el riesgo de presencia del vector son notablemente altos el número de casos durante los últimos años se ha incrementado peligrosamente. En Cuba circulan los 4 serotipos del virus.

Cuando la vigilancia epidemiológica no se realiza correctamente y persisten condiciones de infraestructura, combinadas con actitudes irresponsables de los habitantes de las zonas, se potencia la aparición de focos del mosquito Aedes Aegypti, y con ello la propagación de enfermedades. Sobre este tema se estará debatiendo en el programa Guantánamo TVe, a emitirse el martes 13 de febrero por la señal del Canal Educativo, a las 5.45 pm. Sus opiniones pueden ser parte de nuestro espacio. Comente y déjenos saber lo que piensa. ¡Participe!

 


Compartir...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

dos + dieciseis =