Se distribuyen materiales para recuperación de Villa Primada

Compartir...

Guantánamo.- En todo el municipio de Baracoa, con cerca del 80 por ciento de su fondo habitacional afectado por la embestida de Matthew al Este cubano, ya se distribuyen los materiales para la recuperación del patrimonio constructivo y devolver el brillo a la Primera Villa Cubana.

En esta paradisiaca urbe de 505 años, abatida por el fenómeno meteorológico, los pobladores agradecen las tangibles contribuciones, la solidaridad y la disponibilidad gubernamental volcada en recuperar la bella faz del territorio, y en primer lugar favorecer al pueblo dándole respuesta a sus necesidades.

Es el caso de Olimpia Noa, experimentada educadora, o del fotorreportero Miguel Ángel Sánchez, quienes tras el evento hallaron escombros en lugar de sus moradas, y aún así como muchos siguieron sus labores imprescindibles o en apoyo a la reconstrucción, y ven ahora arribar a su terruño suministros y mil manos generosas.

Los baracoenses históricamente han tenido gran orgullo y sentido de pertenencia por su Villa Primada, el cuatro de octubre último les dejó tristezas pero en el presente se levantan y aferran a la siempre benefactora Revolución, que les permite soñar y creer en el resurgir de una ciudad aún más bella.

Así confía el septuagenario Gabriel Silot, a quien el mar le arrancó su casa, y se esperanza y anima con las decenas de miles de tejas y también significativa cantidad de cemento y bloques llegados al territorio, y otros recursos que continúan arribando y ya se distribuyen, priorizándose a los más necesitados.

La ayuda llegó hoy hasta intrincados sitios como Mandinga, donde comenzaron a distribuirse las primeras 20 toneladas de cemento destinadas al lugar, de lo cual di fe a la ACN Eniel Navarro, corresponsal de la televisión local, al pie del trabajo reporteril aún damnificado por el huracán, que destechó su vivienda.

En Baracoa, como prioridad, se comenzaron ya a techar los centros de elaboración de alimentos y otros importantes, incluidas 35 escuelas de las 119 afectadas, que permitirán retomar el curso escolar el lunes próximo.

Ese hecho entusiasma al pequeño Alejandro Rodríguez, a quien su madre le alista el uniforme, una de las pocas cosas que el cercano mar no les llevó.

La progenitora coincide, como todos en la añeja villa, que el huracán solidario desatado tras Matthew es mayor que el atmosférico, y agradece el gesto y a la dirección del gobierno cubano, que asumirá el 50 por ciento de los gastos, y dará además facilidad de créditos y subsidios a los de menor poder adquisitivo.

Por vía aérea y también por comunicación terrestre, apenas desobstruidas las carreteras, fueron llegando los primeros recursos materiales, aporte que a la fecha se ha multiplicado y como el capital humano seguirá creciendo sostenidamente.  Desde Cuba y el resto del mundo llega la ayuda a los territorios afectados, la solidaridad es la palabra de orden por estos días.


Compartir...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

3 × 3 =