Rehabilitan varios senderos ecoturísticos del Parque Humboldt

Compartir...

Rehabilitan varios senderos ecoturísticos del Parque Humboldt Guantánamo.- Perjuicios reversibles arrojó la evaluación preliminar de daños del huracán Matthew al Parque Nacional Alejandro de Humboldt, Sitio Natural de Patrimonio Mundial que gracias a primeras acciones rehabilitó cinco de sus senderos, donde se emplazan hoy nuevas señaléticas para el ecoturismo.

En este sentido la labor de técnicos y expertos se consuma en tiempo justo para asumir la temporada alta del turismo en el Este cubano, actividad que en la Isla se sustenta en criterios de cultura y sostenibilidad ambiental, y que en el plan de manejo del “Humboldt” se potencia como promisoria fuente de ingresos para el país.
  
La importante área protegida cubana -uno de los sitios insulares y tropicales del orbe con mayor biodiversidad- cuenta con cerca de una veintena de senderos y rutas ecoturísticas, y entre las rehabilitadas ahora figuran el Balcón de Iberia, la Bahía de Taco y Riberas del Jiguaní, todas con excepcional atractivo paisajístico.

En intercambio con la prensa Jesús Martín Pérez, Delegado Provincial del Ministerio de Ciencia, Tecnología y Medio Ambiente, reconoció la destreza de los especialistas en esa tarea y en la valoración del deterioro causado por Matthew al capital natural de ese paraje, afectaciones afortunadamente reversibles tanto en la flora como en la fauna.
  
Primeros reportes indicaron que los mayores daños del meteoro en el área se localizan en su patrimonio forestal, especialmente en los bosques siempreverdes mesófilos, pluvisilvas de baja altitud, pinares jóvenes en sitios vulnerables, y bosques culturales (cafetales, cocotales, frutales…), estos de madera blanda, menos resistente a los fuertes vientos.
  
Hoy prosiguen los controles in situ para cuantificar las pérdidas y acometer la recuperación general en Baracoa, La Melba, Ojito de Agua y Cupeyal del Norte, los cuatro Departamentos de Conservación de ese Olimpo de la naturaleza cubana, cuyo territorio comparten las provincias de Guantánamo y Holguín.
  
La reforestación con especies autóctonas, preparación de terrenos para favorecer la regeneración natural, y el monitoreo a las poblaciones de la fauna, figuran entre las acciones que se potenciarán próximamente para rehabilitar ecosistemas y devolver al bosque su esplendor original, un proceso a mediano y largo plazo.
  
En tanto, se evalúan ahora también los daños de Matthew al fondo habitacional de las siete comunidades humanas que conviven dentro de los límites del Parque, que este diciembre celebrará el aniversario 15 de haber sido incluido por la UNESCO en la lista del Patrimonio Mundial.
  
Entre las prioridades del plan de manejo del “Humboldt” este año se concibió la mejora y ampliación de su infraestructura para el desarrollo de diferentes modalidades del turismo de naturaleza, con visión de extenderlas a todo el paraje –de más de 70 mil hectáreas- e impulsar el mercado internacional.
  
Gerardo Begué, subdirector de la guantanamera Unidad de Servicios Ambientales subrayó que allí se desarrolla un ecoturismo con manejo y explotación responsable, que promueve la sostenibilidad financiera del área protegida, mejora la calidad de vida de las comunidades y satisface a los visitantes.
  
Esta actividad de esparcimiento sano gana cada vez más adeptos en el mundo, es considerada hoy uno de los principales instrumentos de apoyo a la conservación del entorno, y las Áreas Protegidas constituyen polo para su desarrollo, por sus relevantes características en cuanto a valor escénico y uso recreativo.
  
Fomentar esta actividad en Cuba respalda además los Lineamientos 264 y 265 de la Política Económica y Social del Partido, que instan a dinamizar atractivas ofertas para el desarrollo del turismo, incluido el rural y de observación de la flora y la fauna.

 


Compartir...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

11 − uno =