Reforzar medidas, salud asegurada (+ Fotos)

Compartir...

Guantánamo.- Por mucho tiempo nos alegraron las noticias: “Negativas todas las pruebas en Guantánamo”, referente al resultado de los exámenes de PCR a familias de la provincia, como parte del estudio de seroprevalencia al SARS-CoV-2 en municipios de zonas rurales y urbanas del país.

Hasta hace unas jornadas, se reportaban más de 170 días sin nuevos casos positivos a la Covid-19 en la más oriental de las provincias, pero en un abrir y cerrar de ojos, la situación cambia. Dos casos importados en la zona Sur de la capital provincial, y sus respectivos contactos marcan la diferencia. Suman 47 contagiados en la provincia, 17 de ellos autóctonos, pero, ¿presupone esto un rebrote de la enfermedad?

Parte médico al cierre del 2 de noviembre.

Comienzan especulaciones y comentarios. Que “eso” tiene que ver con la reapertura de las fronteras y el paso a la nueva normalidad, o que no siempre cumplimos lo establecido para evitar el contagio. No obstante, otra vez las medidas estatales oportunas contribuyen a frenar la expansión.

Rápidamente se activó la alerta sanitaria, se aislaron pacientes y contactos, y así se evitan problemas mayores. Sin embargo, quien piense que solo la voluntad estatal puede detener la epidemia, está equivocado.

Desde hace mucho tiempo se alerta sobre la responsabilidad individual y de la familia en la prevención. Lo más preocupante es ver cómo aún hay personas que violan las leyes, y hacen oídos sordos al llamado de las autoridades. Los tumultos no se acaban, y como si fuera poco, muchas veces el transporte público transita sobrecargado de personas.

¿Hasta cuándo tendremos que luchar contra la pandemia? Pues eso nadie lo sabe.  Lo que sí sabemos es que un país detenido, que no funcione, es insostenible; de ahí que la reapertura sea vital.  El arranque del turismo, la producción de alimentos, el funcionamiento de las industrias, el inicio del curso escolar, todo es importante, y en ello, todos tenemos que aportar lo mejor de cada uno.

En la batalla contra el coronavirus es imprescindible reforzar el control a los viajeros que llegan al territorio, la calidad de las pesquisas sanitarias a nivel comunitario, preservar siempre el necesario distanciamiento social y usar permanentemente el nasobuco.

Cuba no salió de la pandemia, los cubanos salimos de casa con la pandemia afuera, y es preciso aprender a vivir con su amenaza. Los últimos casos positivos reportados en Guantánamo nos llaman a continuar extremando las medidas, y a refortalecer la idea de que nadie, absolutamente nadie, está libre de la letal pandemia.


Compartir...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

14 − 2 =