Qué venga la lluvia

Compartir...

Sequía afecta embalses en GuantánamoGuantánamo. – La jornada de este 19 de junio de 2017 amanece totalmente nublada en la ciudad de Guantánamo y sus alrededores, anunciando posibles lluvias, que ojalá puedan precipitarse pues la sequía que azota a la región deja sus estragos por todas partes.

En los meses más lluviosos tradicionalmente, mayo y junio, apenas llovió con regularidad en la primera quincena del quinto mes del año, al reportarse aguaceros en varios municipios del territorio más oriental del país, pero insuficientes para paliar el déficit de agua en los embalses.

El ejemplo que más ilustra el panorama actual de las presas del Alto Oriente se refleja en La Yaya, ubicada en el municipio de Niceto Pérez, que es capaz de almacenar 160 millones de metros cúbicos de agua, y está en su punto muerto pues solo alberga menos de la quinta parte de su capacidad.

No obstante, la Faustino Pérez, principal fuente de abasto para la capital provincial, posee una situación más favorable, con alrededor de 18 millones de metros cúbicos almacenados, de los 26 que es capaz de retener en su vaso.

Lo cierto es que el fenómeno de la sequía afecta a todo el país desde hace varios años. Según el criterio de varios especialistas la tendencia acumulada no se revertirá en un corto plazo, de ahí lo imprescindible de adoptar medidas para el uso racional del agua.

En tal sentido continúan inversiones con nuevas conductoras, estaciones de bombeo, así como otras relacionadas al mantenimiento y conservación de las redes, por donde se escapan importantes volúmenes del líquido.

No hay dudas de que el fenómeno de la sequía es una evidencia del impacto del cambio climático en nuestra área geográfica, y no solo influye en la falta de lluvias, sino además en procesos de intrusión salina en el manto freático de algunas zonas bajas y de la costa sur, fundamentalmente.

Así las cosas, la situación con la escasez de agua denota un panorama nada favorable en casi todo el país, y la región más oriental no escapa al fenómeno. De cualquier manera, la principal exhortación a la población continúa enfocada en la necesidad de ahorrar el agua, mientras esperamos por los necesarios e imprescindibles aguaceros.


Compartir...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

tres × 1 =