Preservar nuestras conquistas: la clave de la nueva Constitución Cuba (+ Video)

Compartir...

Guantánamo. – Cuando restan pocas horas para la realización del Referéndum Constitucional es importante reflexionar sobre cuánto es lo que está en juego en esta jornada, calificada desde ya de histórica para el pueblo de Cuba.

La Carta Magna que se dispone a votación del pueblo de la Isla es la única vía para posibilitar el avance en la actualización de nuestro modelo económico, sin renunciar a los valores que distinguen al proceso social y las conquistas innegables que desde hace seis décadas se construyen de manera colectiva.

Numerosas son las campañas que se gestan desde el imperio para malograr este momento fundamental de la actualidad cubana. Activistas en redes sociales, periodistas, medios de comunicación, artistas que alzan sus voces por los “derechos humanos”, derechos que están más que refrendados en el texto constitucional que votará nuestro pueblo.

Los ocho millones de cubanos que irán a las urnas, tienen la opción de refrendar o no la Constitución. Así ha quedado claro por los diversos medios de comunicación que, durante el proceso de consulta popular de la Ley de Leyes, informó al pueblo sobre cada etapa del proceso, cada paso y resultado, con sinigual transparencia.

Las autoridades electorales en el país es el pueblo mismo, son los obreros, campesinos, amas de casa, maestros, médicos, ingenieros, que recesan de sus labores cotidianas para ocupar la alta responsabilidad de velar por el respeto a la democracia y la legalidad de un proceso de este tipo.

He podido ver de cerca la voluntad popular, que en su mayoría apuesta por el Sí, por la aprobación de una Constitución que representa los intereses de muchos, que resulta superior a su predecesora en alcance y conceptualización y que mantiene como ley primera, el culto a la dignidad plena del hombre.

Creo que se trata de una cuestión de sentido común, imaginar lo difícil que resulta complacer cada solicitud, incluir cada criterio, sin embargo, tras más de 130 mil reuniones y alrededor de 1 millón setecientos seis mil planteamientos, se realizaron 760 cambios, para 229 artículos, de los que se modificaron 134.

No aprobar la Carta Magna, solo porque no nos complace o representa la redacción de algún artículo en particular, es pensar de manera egoísta, es negar todo por lo que han luchado nuestros héroes y mártires durante más de 150 años, que es lo que sin dudas nos ha traído hasta aquí.

Esta reportera se concede el derecho de ofrecer en este comentario su opinión muy personal, sobre la base de los argumentos expuestos anteriormente: Votar por el Sí, es votar por la Patria, por la familia – en cualquiera de sus variantes – por el derecho y por el futuro ¿No son razones suficientes?

A quienes piensen diferente les respeto la opinión, pero hasta el momento y luego de varios diálogos sobre el tema, aún no he encontrado elementos suficientes que me convenzan de mi posición, que estoy segura, será, la de nuestro pueblo.   


Compartir...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

cuatro × tres =