Premiada joven actriz guantanamera con La Selva Oscura

Compartir...

Guantánamo.- La actriz Ailyn Zamora, joven figura de la compañía Guiñol Guantánamo, se alzó con el Premio La Selva Oscura, máximo que otorga anualmente el Consejo de las Artes Escénicas de esta ciudad.

Al conferir el galardón el jurado elogió el excepcional desempeño de la novel en el último año, que le permitió descollar ahora entre dos experimentadas profesionales nominadas al lauro: su colega Gertrudis Campos, y Migdalia Tamayo, investigadora de temas socioculturales de la Universidad de Guantánamo.

El tribunal valoró de Zamora sus múltiples actividades y reconocimientos en la etapa, incluida su actuación con el grupo titiritero Etcétera, de España, en la obra Pedro y el lobo, ganadora este año del Premio Villanueva de la Crítica, en la categoría de mejores espectáculos extranjeros presentados en Cuba.

Se reconoció también del currículum creativo de la agasajada su participación, en julio y agosto de 2015, en exitosa gira artística por Colombia, como parte del elenco joven del Guiñol guantanamero.

El Premio La Selva Oscura consiste en diploma y trofeo, y ostenta el nombre de un libro del crítico e investigador teatral cubano Rine Leal, considerado su obra cumbre y una de las principales contribuciones al conocimiento de esa expresión en el país. 

Cada año pueden optar por el creadores vinculados a la manifestación, además de los actores, directores, diseñadores, escenógrafos, profesores, críticos, y otros cuyo quehacer aporte o se desarrolle en este ámbito. 

En la gala de premiación, en la Sala Campanario de la urbe, también se homenajeó a la actriz Virginia López por sus 40 años de vida artística y meritorio aporte entre los veteranos del movimiento profesional de teatro en Guantánamo, fundado el cuatro de abril de 1970 con el debut del Guiñol de la ciudad.

Durante la ceremonia trascendieron los lauros obtenidos ahora por esa compañía titiritera –en los apartados de función para niños y diseño- en el Festival Máscara de Caoba, que desde el pasado miércoles hasta este domingo tuvo lugar en Santiago de Cuba, dedicado a piezas escénicas de pequeño formato.

Luego de los reconocimientos, en la fecha internacional del teatro, el grupo Elenco Dramático llevó a escena el clásico cubano Contigo pan y cebolla, de Héctor Quintero, todo un reto para este colectivo guantanamero, que desplegó su histrionismo y regaló excelente función al público local.

El Día Mundial del Teatro fue establecido en 1961 por el Instituto Internacional de ese arte, y desde entonces cada 27 de marzo se materializan en todo el orbe varios eventos escénicos para agasajar a los teatristas y promover además una cultura de paz.  


Compartir...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

diecisiete − seis =