Playita de Cajobabo: un lugar de obligada visita para los guantanameros y cubanos

Compartir...

Guantánamo.- Todos aquellos, guantanameros, cubanos o no que hayan tenido la oportunidad de llegar a Playita de Cajobabo, histórico sitio en el que hace poco más de un siglo desembarcara José Martí y Máximo Gómez, junto a otros valientes patriotas cubanos, sabe que en ese pequeño pedazo de playa se preserva un trozo de la historia de Cuba.

Hasta allí llegaron los jóvenes participantes del TERCER Taller Científico Universitario de Proyectos de Impacto Socio-Cultural en el desarrollo local, acompañados del rector de la Universidad de Guantánamo, Alberto Turro Breff, para reencontrarse con la historia.

Los jóvenes universitarios de todas las provincias cubanas visitaron este simbólico pedazo de playa por el que regresara el apóstol a la patria, como colofón de un evento que convoca al protagonismo, a la acción, al mejoramiento del ser humano y a la virtud.

Muchos aprovecharon la oportunidad de inmortalizar el momento en fotos y videos con los cuáles recordar esta significativa visita y no importó el cansancio ni el sudor del camino angosto y escarpado, que zigzaguea por poco más de 500 metros, hasta la pequeña playa, que casi escondida parece esperar a quienes se aventuran a llegar hasta allí.

El obelisco se levanta sobre la pared de sal que sirvió de faro para que el pequeño bote llegara a tierra a salvo con su preciosa carga.

Reynaldo Perera de Armas, vicepresidente de la Sociedad Cultural José Martí expresó su alegría por visitar nuevamente este lugar y congratuló a la Universidad de Guantánamo por el evento:

“La juventud debe vivir por Martí, no de Martí y la oportunidad de sentirnos cubanos, de conocer a nuestro país por dentro, pues aquí hay gente de todo el país que posiblemente es la primera vez que llegan a un sitio como este.

El Apóstol decía que la escuela debía ser útil pero sabrosa y este evento ha sido ambas cosas y esperamos que se mantenga de esa manera.”

El Museo Municipal de Imías, enclavado igualmente en la localidad de Cajobabo, también recibió a la entusiasta comitiva. Esta institución no se encuentra en la capital municipal de Imías, sino que se ubica en Cajobabo, en la que fuera la casa de Salustiano Leyva, un hombre que conoció en su niñez a nuestro Héroe Nacional y años más tarde el Líder Histórico de la Revolución Fidel Castro Ruz.

En la instalación se les explicó elementos significativos de la historia del municipio y del hecho más importante en la cronología de las gestas revolucionarias en la provincia de Guantánamo: el ONCE de abril de 1895, fecha en la que arribara el Apóstol, acompañado de una mano de valientes.

Y es que a más de un siglo de tan importante acontecimiento, al rememorar la historia y pisar las arenas de esa pequeña playa, crece el entusiasmo, las ganas de trabajar y de luchar por Cuba.

 


Compartir...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

diecisiete − dieciseis =