Play off para el recuerdo

Compartir...

Guantánamo.- Con lecciones de juego combativo y respetuoso cerraron las cortinas de la 54 Serie nacional de béisbol, en la que el equipo de Ciego de Ávila se alzó con la corona, que bien mereció la representación de la Isla de la Juventud, la agradable sorpresa del torneo.

La faena realizada por los Piratas en digna de reconocerse una y otra vez. No salieron de favoritos ni siquiera para clasificarse entre los 8 mejores del torneo, mucho menos para estar entre los 4 grandes, y llegaron al séptimo juego en la gran final.

Un juego alegre, cohesionado, con mucha entrega hasta el último out fueron de las divisas de la Isla para llegar a rubricar su, mejor actuación histórica en las Series nacionales. De ahí que se ganaron el respeto y el cariño de toda la afición beisbolera del país, incluyendo la de los campeones avileños.

Por su parte los Tigres de Ciego de Ávila confirmaron al final su etiqueta de favoritos para alzar la corona, pues en el terreno se vislumbró como la selección más sólida en los tres aspectos del juego: pitcheo, defensa y ofensiva.

Por demás los refuerzos escogidos por el feliz manager, Roger Machado, le rindieron a las mil maravillas, con destaque para el pitcher espirituano Ismel Jiménez, inmenso desde el box, y los villaclareños, Ariel Borrero y Yeniet Pérez, con bateo contundente y defensa oportuna en las esquinas del cuadro.

Así cerraron las cortinas del principal espectáculo deportivo en la beisbolera mayor de las Antillas, donde Tigres y Piratas demostraron que disputar con todas las fuerzas los desafíos por la corona deben estar signados por la rivalidad a toda prueba sin llegar a la violencia y la falta de respeto entre peloteros y árbitros.

Una lección que pudiera ser el faro que guié al béisbol cubano en sus próximas temporadas, para brindar al pueblo juegos de calidad y con disciplina dentro y fuera del terreno.

El play off final de la pelota cubana en su edición 54 pasará a la historia como el de la caballerosidad en que ambos equipos dejaron el alma en el terreno para beneplácito de los apasionados del deporte de las bolas y los strikes.

 


Compartir...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

ocho − cuatro =