Palacio Salcines: la triste historia de una restauración detenida en el tiempo (+ Fotos y Video)

Compartir...

Guantánamo.- El deterioro excesivo del Palacio Salcines, singular exponente de eclecticismo en la región oriental, se atendió durante el 2017 a partir de la contribución del uno por ciento del presupuesto del territorio destinado al desarrollo local. A la fecha, persisten dificultades para la ejecución relacionadas con el retiro de la mano de trabajo contratada y la concreción de un proyecto final.

La cooperativa no agropecuaria granmense “Segunda Villa”, comenzó la primera etapa de ejecución el 26 de junio del 2017, con un prometedor cronograma hasta el mes de septiembre, donde estarían adelantados la impermeabilización de la cubierta, los pre-pisos, los sistemas eléctrico y luminario, junto al atezado.

Para agosto de 2017, un extenso trabajo del diario digital Juventud Rebelde publicaba el cumplimiento óptimo del cronograma sin dificultades por parte de inversionistas y ejecutores. El proceso se vio interrumpido después que la cooperativa regresara a su territorio, tras disposiciones ministeriales, que restringían el trabajo de dichas entidades no agropecuarias a sus respectivas provincias de origen.

La inacción ahora pesa sobre este edificio, que en el 2019 cumple su centenario, luego del comienzo de su construcción en 1914. Mientras, continúa vulnerable ante los embates del clima, el tiempo y las serias indisciplinas socialessobre sus paredes exteriores, donde comúnmente se acumulan desechos humanos y basura.

La acumulación de desechos humanos en las puertas del Salcines, es una indisciplina habitual e impune, que trasciende hasta el interior de la galería de arte.

La cultura, como significado, no solo es entendida a través de las expresiones idiosincráticas del baile, la música y la promoción de las costumbres, sino también en el legado histórico y material de los pueblos que proveen otras artes como la pintura, la arquitecturay la artesanía, musas del Salcines que descansan aún bajo la cobertura de la estatua de La Fama, símbolo de la ciudad de Guantánamo en espera de ser perenne.

Esta imagen del fotógrafo Daniel Ross Dieguez muestra lo bello y majestuoso que debería verse siempre El Palacio Salcines


Compartir...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

8 − seis =