Oficiales del MININT: celosos guardianes de la tranquilidad del pueblo

Compartir...

Guantánamo.-  Van por cada camino por los que transitan protegiendo a los pobladores, no importa si uniformados o vestidos como el ciudadano común. Desafían y enfrentan el peligro, aunque corran el riesgo de ser descubiertos. ¿Sus armas?: la valentía, el amor y el silencio, ese silencio que los hace más fuertes, más invencibles.

Celoso guardián de la Revolución Cubana, el Ministerio del Interior, MININT, fue fundado el 6 de junio de 1961 y desde sus inicios, tiene la misión esencial de dirigir, ejecutar y controlar la aplicación de la política del Estado y el Gobierno en cuanto a la seguridad y la garantía del orden interior del país. Para estos hombres y mujeres oficiales, los riesgos y los sacrificios, no constituyen inconvenientes.

Son imborrables las huellas que dejan sus oficiales por doquier, también disímiles las trincheras que derrumban a cada momento. Unos,  involucrados al enfrentamiento a las indisciplinas sociales, vigilia de nuestras costas, las ilegalidades, la subversión política… A otros, por su parte, los acompaña el silencio y la entereza de que se precian por pertenecer a los Órganos de la Seguridad del Estado.

Con una formación dotada de las modernas tecnologías de la comunicación, los órganos del MININT protagonizan gestas de heroísmo e intransigencia. Por ello, es difícil hablar de la labor de estos oficiales en estos 58 años junto a la Revolución y a su pueblo. Y se hace difícil porque este trabajo, aunque duro, se hace hermoso cuando se traduce en garantía de tranquilidad para los ciudadanos cubanos.

Integran este Ministerio los combatientes de la Policía Nacional Revolucionaria, las Tropas Especiales y Guardafronteras, de Protección contra Incendios, los Órganos de la Seguridad del Estado, Inmigración y Extranjería, Carné de Identidad y Tránsito, entre otros… Para ellos, escudo de la integridad de la Patria y defensores de los más caros sueños del pueblo, no hay tarea pequeña, no hay tarea para mañana.

A estos hombres y mujeres a quienes hoy felicitamos en su aniversario, no les alcanzan las 24 horas del día porque ellas, sencillamente, le pertenecen al cumplimiento del deber. Por eso hoy, convencidos de que la Revolución Cubana es invulnerable, a estos oficiales, les sobran las razones para celebrar  y seguir siendo por siempre, los celosos guardianes de la tranquilidad del pueblo.


Compartir...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

7 + 20 =