Obama analizará con Fiscal General medidas para control de armas

Compartir...

Obama analizará con Fiscal General medidas para control de armas El presidente estadounidense, Barack Obama, sostendrá una reunión con la Fiscal General, Loretta Lynch, para discutir medidas destinadas a un control más estricto de las armas de fuego en el país.

 

El encuentro se realizará a pocas horas del regreso del mandatario a esta capital después de pasar sus vacaciones navideñas y de fin de año en Hawai.

En su habitual discurso semanal por radio e Internet el sábado, el presidente dijo que la epidemia de violencia armada no termina y prometió que dedicará más tiempo en su agenda en los próximos meses a luchar contra este flagelo, que causa al menos 90 muertos diariamente en Estados Unidos.

La confirmación del encuentro con Lynch se produjo un día después de que se conocieran informes sobre el esperado uso de acciones ejecutivas por parte del gobernante para imponer mayores restricciones a las armas de fuego.

Al respecto, el diario The Washington Post informó el viernes que al parecer el centro de la medida está en la ampliación de las verificaciones de antecedentes de los posibles compradores.

De acuerdo con el rotativo, la actual interpretación de la Constitución en este tema sostiene un concepto vago que permite a los vendedores de alto volumen transferir miles de armas sin hacer preguntas a quienes las adquieren ni verificar su pasado, dijeron fuentes citadas por el rotativo.

Según el diario The Hill, Obama tiene la clara intención de hacer de este tema uno de los más importantes con vista a las elecciones de noviembre próximo.

En ese sentido, el jueves el mandatario responderá preguntas del periodista Anderson Cooper en un programa en vivo de 60 minutos por la televisora CNN sobre sus planes para regular la compraventa y posesión de armas de fuego, a partir de las 20:00 hora local.

Por otra parte, tiroteos recientes en Estados Unidos, en particular el de San Bernardino, California, provocaron un alza en las compras de armas por parte de los ciudadanos norteamericanos.

Según un artículo reciente del diario The New York Times, las tiendas de dichos artefactos, desde el estado de Texas hasta Maine, reportaron ventas inusitadas y en algunos casos las autoridades policiales piden a la población que las adquieran como medida de seguridad.

Tras la masacre en Newtown, Connecticut, el 14 de diciembre de 2012, que provocó la muerte a 20 niños y seis adultos, Obama impulsó varias iniciativas para restringir la compraventa de armas, pero la oposición republicana, con el apoyo de la Asociación Nacional del Rifle, bloqueó sus propuestas en el Congreso.


Compartir...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

cuatro + diez =