Millones de Fidel

Compartir...

Guantánamo.-  La voz contundente, propia, respetada y multiplicada del indestructible Comandante en Jefe,  Fidel Castro Ruz, retumbó nuevamente en la Plaza de la Revolución, José Martí, en La Habana, para impulsar hacia la inmortalidad al Guerrillero del Tiempo.

Más de un millón de personas se congregaron en el histórico sitio de la capital cubana, lugar donde muchísimas veces Fidel utilizó su verbo encendido de libertad y justicia para guiar a un pueblo que lo clama, lo revive y lo mantendrá en su corazón.

Desde los versos que declamó la actriz, Corina Mestre, iniciando la solemne actividad patriótica, hasta las palabras sentidas y llenas de heroísmo de varios presidentes de países hermanos, entre ellos las de Rafael Correa, de Ecuador, dejaron en alto el legado imperecedero de este prócer latinoamericano y mundial.

El gigante que nos mira y guía desde el verdor perenne de la Sierra Maestra se multiplica en millones, no solo en Cuba, sino en aquellas naciones urgidas de mantener la independencia, de consolidar la unidad de los pueblos de Latinoamérica y del Caribe, de los hermanos africanos, y de otras regiones del planeta.

Las señales de luz que refleja tu imponente figura moral resplandece e ilumina cada rincón del archipiélago, cada sitio que visitaste en tu Patria y en muchos lugares del Planeta, donde los humildes por lo que luchaste agradecen tu presencia eterna en el altar de los próceres de la libertad.

Hombre lleno de ternura y fuerza,  de pasión y escudo, estás entre nosotros, avanzando hacia la consolidación del proyecto social cubano que fundaste, que batalla por la prosperidad a tono con los cambios necesarios para fortalecer y mejorar la vida independiente y soberana.

Fidel avanza con tus hijos por los nuevos caminos, llenos de complejos desafíos. No cambias el rumbo y te seguimos, convencidos que llegaremos triunfal a la meta de un socialismo próspero como lo soñamos y necesitamos. Contigo sigue Cuba, siguen los progresistas de la humanidad.

Y así es. La más genuina muestra resulta cunado el presidente de Nicaragua, Daniel Ortega, preguntó. ¿Dónde está Fidel?, y el pueblo congregado en la Plaza, millones de voces gritaron: “Fidel soy yo”.


Compartir...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

dieciocho + uno =