Martí, ejemplo insustituible

Compartir...

Guantánamo. – De tamaño más bien bajo y complexión delgada, Martí fue un ejemplo insustituible de hombre, patriota, estratega, revolucionario y pensador. A simple vista podría advertise su sencillez, la que lo caracterizó hasta el momento de su muerte y en los disímiles instantes de su desempeño como ser humano.

Su inteligencia y verbo pródigos lo hicieron trascender en el tiempo, más allá del que le tocó vivir y en compensación, sin él proponérselo, se eterniza como inspirador permanente de la obra de la Revolución Cubana y de muchos otros pueblos de la América, que identificó como nuestra, y del resto del mundo.

Contar con el arsenal de ideas martianas es un privilegio para los cubanos y toda la Humanidad. La fortuna no radica en arcas materiales que envilecen el alma sino en aquellas que enriquecen el espíritu, el pensamiento y la acción revolucionaria a favor del bienestar del hombre.

Pintura de Ernesto García Peña, dedicada a José Martí. Foto: Revista Bohemia.

Artista de la palabra encendida, maestro incansable, padre amoroso y luchador voraz por la libertad de Cuba, la igualdad de los hombres, y contra cualquier manifestación de colonialismo; fue y es, sin temor a equivocarme, el más universal de los cubanos. No por casualidad fue escogido como el Héroe Nacional; referente obligado de riqueza moral y ética.

Desde su época, José Julián Martí y Pérez, no solo supo descifrar que los mecanismos de dominación imperialistas iban más allá de la simple ocupación territorial y militar de las tierras americanas, sino que examinó lo que ello significaría en el orden de la supremacía comercial y económica, en su papel desequilibrador del mundo. Su pensamiento preclaro supo examinar el momento histórico en que vivió y desde temprano denunció los peligros y limitaciones que aquejaban a los pueblos.

Precisamente, el examen riguroso de una realidad presente y futura, convida a volver a él y a sus enseñanzas una y otra vez, cuanto sea necesario. El estudio profundo y consciente de su ideario será la única y mejor manera de rendirle homenaje.

Saberse hijo de Cuba, de antemano, reconoce un legado histórico, el que deberá de apropiarse todo hombre o mujer de justas intenciones, y es en la doctrina martiana de donde han de beber aquellos que se consideren dignos.  Una extraordinaria reserva de conocimientos y aptitudes, todavía por explorar en toda su magnitud, a pesar de los incuestionables esfuerzos de los que se saben martianos, pero sobre todas las cosas, para quienes apenas nos acercamos a la obra magnífica del Apóstol, con la firme convicción de aprehender noblemente de ella.

Cuando este 28 de enero de 2018 se cumpla el aniversario 165 del natalicio de José Martí, y vale la pena no solo estudiar su obra, sino que se precisa ensanchar los corazones con su sabia; se hace obligado hacer un alto en el camino del diarismo y tratar de conquistar, por un segundo perdurable, la libertad que nos enseñó advertir como único camino posible. “Ser cultos es el único modo de ser libres”, sentenció, y la senda virtuosa quedó abierta a las presentes y futuras generaciones.

El ensayo “Nuestra América”, por ejemplo, es una revelación continua del pensamiento orientador del maestro, convirtiéndose en una lección para la nueva región que se levanta; luego de tantos años de subyugamiento. Y así lo hizo en cuanto escribió e hizo. A ciencia cierta, en toda su obra, Martí nos propone el examen riguroso de una realidad contemporánea y expectante, y nos señala el camino a seguir.

Con la fundación del Partido Revolucionario Cubano, el Héroe Nacional Cubano mostró el torrente de la unidad y lograrla formó parte de su incansable lucha; la misma que identifica el batallar del archipiélago en defensa de su proyecto social hasta los días más actuales y compone el arsenal fundamental por las causas más justas que defiende. ¡Ese solo hecho podría servir para venerarle!; pero no se trata de un hosco símbolo, vale la pena conocerlo a fondo y disfrutar a plenitud su sorprendente sencillez y grandeza; consagrado por entero a la Patria que lo vio nacer, a la que dedicó su existencia, y la que le rinde homenaje con motivo de su natalicio, aquel 28 de enero de 1853, en la casita de la calle de Paula, en La Habana.

 


Compartir...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

9 + trece =