Marca el 2015 avances del sector de la Salud en Guantánamo

Compartir...

Guantánamo.- El 2015 se inscribe como un año vital en el proceso de transformaciones para la Salud en Guantánamo, iniciado un lustro atrás, cuando se materializaron las primeras transformaciones que conducen, sin lugar a dudas, a una mayor organización en todos los órdenes.

Alcanzar la excelencia en los servicios siguió siendo la razón fundamental que motivó el desempeño de sus más de 27 mil 700 trabajadores, concretado en significativos avances a favor del bienestar de la población, con un positivo impacto en lo económico.

Según el Director provincial del sector de la Salud en el Alto Oriente, Doctor Javier Pérez Azahares, la compactación y regionalización de servicios permitió disponer de equipamiento, insumos y fuerza mejores organizados en las diferentes instituciones del territorio, incrementándose además las prestaciones, fundamentalmente en el nivel de Atención Primaria.

Ciento Cuarenta y cuatro locales fueron reordenados durante el período, garantizándose la cobertura médica a toda la población, proceso que será reevaluado por las autoridades del Ministerio de Salud Pública en el primer trimestre del presente año, a fin de validar su eficiencia.

En síntesis, la clave de hacer un uso más racional y eficaz de los recursos materiales, financieros y humanos hoy hace posible ahorros al presupuesto dispuesto por el Estado Cubano a los cuantiosos y costosos servicios, ello sin afectar la calidad en la atención y asistencia a pacientes, con el consiguiente aprovechamiento de la tecnología instalada, dicho sea de paso, favorecida durante el 2015, por la llegada de modernos equipos para exámenes ecográficos y radiológicos, incluso algunos muy importantes para estudios Doppler de partes blandas (zonas musculares y articulaciones) como el Diag, valorado en más de 120 mil pesos; y otros como un broncoscopio flexible de fibra óptica para intubaciones difíciles en pacientes con afecciones respiratorias y el colonoscopio para procedimientos en el recto.

Completamente gratuito, el Sistema de Salud en Guantánamo impulsó durante el pasado año el rescate de los principios fundacionales del Programa del Médico de la Familia; ya son 607 los consultorios, 11 de ellos de alta complejidad, ubicados en zonas de difícil acceso. Justamente, el programa inversionista benefició con acciones constructivas a un grupo de ellos, facilitando la permanencia estable de especialistas, mediante la ejecución de las casas para estos, en el segundo nivel de la edificación.

La reparación y mantenimiento ocupó a más de una veintena de instituciones, con énfasis en los hospitales provinciales (General Docente Dr. Agostinho Neto y Pediátrico Pedro Agustín Pérez) y el Regional de Baracoa, labores que continuarán para el este 2016. De todas ellas la de mayor impacto, a mi juicio, 8 salones quirúrgicos de la Unidad Central del Neto, que permitió impulsar el programa quirúrgico de la provincia que se cumplió al 98 por ciento, quedando pendientes algunas intervenciones electivas mayores y de mínimo acceso por problemas de Infraestructura, ya resueltas en la actualidad.

Las prestaciones de los servicios médicos se revitalizaron además, gracias a la entrada de nuevos medios de transporte, decisivos para la asistencia a los enfermos. Unos 22 vehículos fueron destinados para el trabajo de las Guardias Médicas, Interconsultas y Proyección Comunitaria, esta última con una veintena de especialidades.

Los programas de atención al Adulto Mayor y Materno Infantil constituyeron prioridad en el pasado año. La formación de nuevos especialistas en Gediatría, principalmente, la reparación de inmuebles (Hogar Materno, 4 Hogares de Anciano y 10 Casas de Abuelos) y el perfeccionamiento de los protocolos y programas de manejo al paciente sobresalieron.

La tasa de mortalidad infantil cerró en 5 por cada mil nacidos vivos, para ser más exactos, en 4,98; indicador por debajo de 6 por igual número de años consecutivos, que aunque resulta comparable con los que logran algunos países del denominado del “primer mundo”, expresa insatisfacciones y debilidades todavía. Las altas cifras de embarazos en adolescentes, la prematuridad y la no detección precoz de malformaciones congénitas, obligan a replantear estrategias y elevar el control de los procesos.

La carrera de Medicina que se imparte en la Universidad de Ciencias Médicas quedó acreditada en una primera etapa, un camino abierto a la excelencia.

A pesar de los esfuerzos, ha persistido una compleja situación epidemiológica, que comienza a revertirse.

Elevar la calidad en las prestaciones de servicios y lograr la plena satisfacción de la población continúa siendo la motivación principal que condujo el desempeño del sector de la Salud en Guantánamo durante el 2015 y sin lugar a dudas, la que marcará los derroteros durante el actual 2016.

.

 


Compartir...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

once − tres =