Madre: solo basta tu mirada para sentirnos gigantes

Compartir...

Guantánamo.- El segundo domingo de mayo, es el Día de las madres. Un momento no solo para ir a las tiendas tras los regalos y postales, sino también para decir ” te quiero mucho”, “eres el ser más lindo de la tierra”. No importa el nombre que lleves:  Elena, Marta, Mercedes…,  eres el único ser que, con tan solo una mirada, haces sentir a quienes te rodean, protegidos y gigantes.

No hay persona más compasiva y delicada que una madre. Por eso este día pienso en todas, todas las madres, incluso en quienes no la tienen a su lado, unas porque en el camino de la vida tuvieron que cerrarle los ojos para siempre, y en otros que la tienen fuera del hogar. No importa las razones, ellas son merecedoras del homenaje y el cariño infinito de sus hijos.

Admiro a la que lleva una vida en sus entrañas, en quien transforma la oscuridad en luz y el llanto en risa. A la abuelita que aún con sus más nueve décadas de vida,  teje sentadita en un balance y con su figurita menuda, ya cansada de cargar años y peinar canas, se enfrenta como una fiera al mundo por sus hijos.

Nada les cuesta convertirse por siempre en nuestra niñera, en maestra, cocinera, costurera, sicóloga, terapeuta, amiga… Eres quien tan solo con la caricia tierna de tu mano cansada, calmas el dolor, quien tras el regaño aunque te molestes, te irritas, o pelees, sabes resistir y sobre todo, perdonar.

Eres, madre, el ser que con tus gestos fusionas las caricias para hacer del regaño la mejor de las lecciones, porque cuando tus ojos tiernos se endurecían era porque me hacía falta una lección, porque tu fuerza y tu amor,  me guiaron siempre. Porque eres la única persona en el mundo capaz de calmar el dolor con el beso y una tierna mirada en un te quiero, hoy me inclino ante ti y digo: Te quiero mucho Mamá.


Compartir...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

12 − ocho =