Luis Ramírez López: imperdonable olvidar

Compartir...

Guantánamo.- El ejemplo del joven sencillo pero comprometido con la Revolución que es Luis Ramírez López, fue evocado  en el batallón que lleva su nombre en la Brigada de la Frontera, Orden Antonio Maceo, en ocasión del aniversario 50 de su vil asesinato por marines apostados en la ilegal base naval norteamericana en la bahía de Guantánamo.

El homenaje fue presidido por el miembro del Buró Político y viceministro de las Fuerzas Armadas Revolucionarias, general de cuerpo de ejército Ramón Espinosa Martín, acompañado por el miembro del Comité Central y primer secretario del Partido en la provincia, Denny Legrá Azahares, y el jefe del Ejército Oriental, general de división Rafael Hernández Delgado.

Durante una intervención especial Jesús Lara Batista recordó que Luis fue muerto por balas disparadas desde el ilícito enclave, el sábado 21 de mayo de 1966, aproximadamente a las 19:00 horas, mientras cumplía el servicio de guardia.

El fundador de la Brigada y entonces jefe del batallón al que pertenecía el joven, destacó que la agresión hizo crecer más la ecuanimidad y firmeza de los combatientes de la frontera, y recordó la presencia allí en aquellos momentos difíciles del entonces ministro de las FAR, comandante Raúl Castro.

Lara habló de los 22 años apenas cumplidos por Ramírez López cuando fue abatido por el odio imperial, rememoró su origen campesino en Hornos de Mojará, en la actual provincia de Granma, y destacó su fidelidad y compromiso con la Revolución.

Como expresión del legado del mártir, en el acto recibieron su carné 50 nuevos militantes del Partido y la Unión de Jóvenes Comunistas de la Brigada de la Frontera.

El oficial para el trabajo de la UJC en la unidad, primer teniente Annier Arévalo Infante, en la clausura resaltó que el asesinato de Luis Ramírez López es parte de la larga relación de agresiones y provocaciones realizadas desde la base usurpadora, aunque puntualizó que desde hace más de dos décadas impera un ambiente de distensión en la zona limítrofe.

Dijo que la invitación hecha por el presidente norteamericano Barack Obama, durante su reciente visita a La Habana, de dar vuelta a la página en la tensa relación bilateral denotaba desconocimiento de la historia e ignoraba los sufrimientos del pueblo cubano a causa de la política hostil de Washington.

“Hay razones para que nosotros los jóvenes no olvidemos”, subrayó Arévalo al referirse al nuevo escenario de la lucha ideológica abierto con el restablecimiento de las relaciones de los Estados Unidos con Cuba.

Durante el homenaje, la Brigada de la Frontera entregó Miguel Ramírez López, hermano del mártir, una réplica en miniatura de la garita donde cumplió su servicio de guardia en el límite este de la repudiada base naval yanqui.

 


Compartir...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

11 − 10 =