Leandro Raudel goza de salud

Compartir...

El niño Leandro Raudel Borges Cobas tenía 11 días de nacido cuando el poderoso huracán Matthew azotó la comunidad de Cajobabo, en el municipio de Imías, GuantánamoGuantánamo. – Leandro Raudel Borges Cobas tenía 11 días de nacido cuando el poderoso huracán Matthew azotó la comunidad de Cajobabo, en el municipio de Imías, en la oriental provincia de Guantánamo. Su madre, Yudania Cobas, no lo pensó dos veces y se refugió en un lugar seguro.

“Apenas escuchamos las informaciones de que el ciclón afectaría todo el extremo oriental nos prepararnos para evacuarnos y nos refugiamos en la casa de una vecina que tiene el techo de placa. Allí fuimos bien atendidos por la dueña de la vivienda, que incluso nos facilitó una cuba para el bebé”, dice orgullosa Yudania.

Transcurren los días y, poco a poco, regresa la normalidad a la comunidad de Cajobabo. En el consultorio médico de la localidad, Yudania está con su pequeño para realizarle un chequeo, y Leandro Raudel goza de buena salud.

“En toda la zona no se reportan brotes de diarrea, fiebre, ni otras anomalías luego del paso devastador del huracán. Adoptamos todas las medidas higiénicas para preservar la salud de la población”, destacad la doctora, Dania Vera Rodríguez, quien labora en el consultorio del médico y la enfermera de la familia.

Con suficiente tiempo, antes y después del azote del fenómeno meteorológico, en la farmacia de Cajobabo disponen de importantes recursos y medicamentos como hipoclorito de sodio, sales de rehidratación oral, y otros, para enfrentar cualquier contingencia.

Doctora, Dania Vera Rodríguez, del consultorio médico de CajobaboA casi un mes de las afectaciones que provocó Matthew al extremo más oriental del archipiélago cubano, en los municipios más afectados, Baracoa, Maisí, Imías y San Antonio del Sur, la situación higiénico sanitaria es favorable.

En la región, como en todo el país, los servicios de salud están garantizados para toda la población. El bebé Leandro Raudel, termina la consulta en Cajobabo y se va a casa, en los brazos de sus padres, con la seguridad de encontrarse saludable.

 

 


Compartir...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

16 − 10 =