La suerte de encontrar a Eldys

Compartir...

Eldys Baratute, presidente de la AHS en GuantánamoGuantánamo.- A Eldys Baratute lo vi de casualidad mientras esperaba reanudar la grabación del programa veraniego de nuestro telecentro Solvisión, Más que mil palabras; acababa de llegar de La Habana donde participó como invitado al X Congreso de la Unión de Jóvenes Comunistas (UJC), y ya estaba trabajando.

Eran más de las 6 de la tarde y el parque José Martí de la urbe guantanamera, comenzaba a poblarse de plumíferos huéspedes en sus árboles y de la novísima comunidad “wifi”, mientras tanto el presidente de la Asociación Hermanos Saíz (AHS) en Guantánamo, ya pensaba en proyectos y nuevas formas de replantear el protagonismo de sus contemporáneos, luego de tres intensos días de congreso.

Lo primero que le dije fue que le había visto por la TV durante la transmisión de una de las sesiones de trabajo de su comisión:

“ Y qué comisión…expresó.- una de las que debatió más profundo!”.- y prosiguió:

“Imagínate que la mía era la de Cultura y Recreación, estaba pobladita de artistas e intelectuales de sumo respeto: Abel Prieto, asesor del presidente (Raúl Castro), Rubiel García presidente de la AHS en el país y muchos más sin restarle calidad a los delegados o invitados que estuvimos. La maestra Graciela Pogoloti comenzó sentando las bases desde la mismísima disquisición del nombre afirmando que cultura era muchísimo más que la recreación y que ambos conceptos debía ser entendidos y aprehendidos por nuestros jóvenes, y por ahí comenzó todo”.

Con ese hablar locuaz y como sin querer olvidar un detalle añadió:

“Yo estaba de plácemes porque además fue un congreso que superó cualquier expectativa desde el punto de vista organizativo y por la calidad y profundidad de los planteamientos de los jóvenes, realmente era una organización haciéndose sentir a la altura de los tiempos que estamos viviendo. Cada argumento superaba al otro en propiedad y seguridad, estaba nuevamente repensando a Cuba junto a un grupo importante de coetáneos. Este es el tercer congreso que participo recientemente y la calidad fue extrema, vengo cargado de materiales importantes: de discos preparados para cada participante con las memorias del congreso, por ejemplo con el concierto de la segunda noche del disco Razones, con la música de artistas reconocidos en el pasado Cubadisco, materiales políticos etc., casi de todo para replicarlo con el que lo necesite”.

Le veía hablar y mi mente se llenaba de preguntas intentando aprovechar al máximo esos minutos con Eldys, me interesé por detalles importantes también como las actividades colaterales que según había seguido por la televisión, estaban intencionadas totalmente a cultivar las esencias artísticas de los miles de jóvenes presentes:

“Cada noche era inigualable, porque el arte se manifestó ante nosotros de tantas y diversas maneras cómo le fue posible en tres jornadas: bailamos, cantamos y hasta nos emocionamos con las versiones de Augusto Enríquez, los muchachos nos quedábamos con muchos deseos y pedíamos siempre más porque de veras que fue un cónclave que nos llenó de optimismo, tal y como expresara nuestro presidente; fue ver el despertar de una generación tan histórica como estos tiempos actuales “.

De pronto y justo con miles de preguntas formuladas tuve que despedirme de Eldys Baratute, me estaban avisando desde la Casa de la Cultura, Rubén López Sabariego, que reanudábamos al grabación; el tiempo se había agotado, pero podía sentirme satisfecha, tenía en caliente la primera de más 26 miradas guantanameras que se trajeron en la mochila muchos deseos de luchar y vencer. Estoy ansiosa desde ya por volver a apropiarme de una multiplicidad de experiencias de esas que solamente la suerte hace coincidir.


Compartir...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

dieciocho − uno =