La rumba: parte importante del patrimonio inmaterial de los guantanameros

Compartir...

Guantánamo.- La ruta de la rumba llegó hasta la ciudad de Guantánamo con el objetivo de demostrar la presencia de este género dentro de la cultura e idiosincrasia de los cubanos, como parte de la VII edición del Encuentro Internacional de la Rumba Cubana desarrollado en a lo largo y ancho de todo el país en el recién finalizado verano.

Varios proyectos defensores de la rumba expusieran su arte ante un público jubiloso aglomerado en las inmediaciones de la Casa del Changüí, Chito Latamblet, ubicada en el folklórico barrio de La Loma del Chivo se realizó como parte de La Ruta de la Rumba, acción ideada como parte del VII Encuentro Internacional de la Rumba cubana, Timbalaye 2015.

El proyecto sociocultural El patio de Adela fue uno de los sitios visitados por los delegados de Timbalaye. Esta iniciativa es reconocida por el trabajo comunitario que realiza en aras de defender y cultivar tradiciones culturales propias de los guantanameros.

Durante la jornada las actuaciones de agrupaciones danzarías como Locossía, Arokan Aché, All Star de la rumba, Abbailú Ará, Danza Libre, el Ballet folklórico Babul y la emblemática Tumba Francesa Pompadour, patrimonio inmaterial de la humanidad en Guantánamo, deleitaron a al público que paulatinamente se fusionó con los artistas.

El paso de La Ruta de la Rumba por la más oriental de las provincias culminó con la ya acostumbrada conga, que arrastró a todos los presentes hasta el corazón del populoso barrio Loma del Chivo, lugar dónde la rumba es consuetudinaria, propia de la identidad danzaría y musical de sus habitantes.

La VII edición del encuentro internacional de rumba cubana culminó en la ciudad de Santiago de Cuba. El propósito de esta travesía es avalar la presencia del importante género en la vida cultural de los cubanos para promoverla ante la UNESCO como patrimonio de la humanidad. El carácter popular de la rumba lo convierte en un género que trasciende fronteras no solo terrestres sino lingüísticas.


Compartir...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

12 − 1 =