La pasión de Yannielis

Compartir...

Instructora de Arte de Guantánamo, Yannielis Pereda González Guantánamo. – Yannielis Pereda González es una joven graduada en la segunda promoción de la Escuela de Instructores de Arte (EIA) de Guantánamo. Oriunda de la comunidad azucarera de Honduras en el municipio de Manuel Tames, confiesa que es una apasionada por la música que le viene además como una especie de herencia.

“Mi papá era músico de un grupo local llamado Los Batacancán, así que además de cantar frente al televisor o la radio, en las fiestas familiares, los actos en la escuela y de imitar a artistas famosos, crecí además entre ritmos, ensayos y  presentaciones de la banda.”

De hablar acompasado, me cuenta que cuando el Comandante en Jefe, Fidel Castro, tuvo la iniciativa de la creación de las EIA en todas las provincias del país, el corazón le dio un vuelvo y le dijo a su familia: “¡Ahí entro yo!”  

Y fue así que matriculó en ese centro donde tuvo una magnífica formación apoyada en excelentes profesionales guantanameros.

“Luego de graduada trabajé dos años en la escuela especial de Jamaica de donde guardo hermosos recuerdos, es increíble el amor que te sacan desde los más profundo esos niños con necesidades educativas especiales y lo gratificante que es también cuando ves el resultado.”

Luego de un intenso suspiro prosigue:

“Después me trasladé hacia la secundaria básica Américo Deslis Hernández donde llevo ya 8 años. Allí tengo montado un coro con los estudiantes, nos presentamos en todas las actividades posibles, es un trabajo que me gusta muchísimo. También hago mis presentaciones personales, acompañada de mi guitarra.”

¿Pero tú también compones, ¿no?. – Le pregunto.

“Si, tengo varias, la inspiración me viene sola, mira, tengo temas dedicados al 1 de Mayo, a la lucha antivectorial, a Maceo, al Che y a mi Fidel…- hace una pausa para respirar profundamente. – él significó mucho en mi vida, su muerte me golpeó fuerte…incluso tengo montada en el coro Cabalgando con Fidel, pero yo le compuse una mía, te la envío por “zapya” para que después la escuches con calma…”

Y me despido de esta guantanamera quien en medio del amor a sus dos hijos, su esposo, padres… le sobra sensibilidad.- como ella misma refiere.- para encontrar fuentes de inspiración en el diarismo de la vida.  


Compartir...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

5 × uno =