La Literatura Cubana en defensa de la identidad nacional

Compartir...

Guantánamo.- El Día de la Cultura Cubana se celebra cada 20 de octubre y  marca definitivamente el nacimiento de una nación rebelde y de su identidad.  Su origen data de fines del siglo XVII, cuando descollan personalidades que, en el campo literario, expresarían en sus obras la preocupación por la Patria y el sentimiento de nacionalidad.

La Literatura Cubana es una de las más prolíficas, relevantes e influyentes de América Latina y de todo el ámbito de la lengua española. Espejo de Paciencia, poema épico-histórico,  fue primera obra literaria escrita en la Isla en 1608 por  Silvestre de Balboa y Troya de Quesada. 

Años después, Félix Varela, uno de nuestros primeros pensadores, difundió con fuerza a través de su pensamiento político y filosófico, las ideas de la Ilustración en Cuba y fue además, el primero que enseñó a los cubanos a pensar en la independencia.

A Varela, le seguiría el patriota Antonio Saco y el poeta José María Heredia, figura esencial en el proceso de formación de la nacionalidad. Esto se evidencia en los versos del Himno del desterrado, donde expone el deseo de independizar a Cuba del dominio colonial y aparece por vez primera la palma como símbolo patrio.

De la pasión independentista, nos nutrió también la poesía de Gertrudis Gómez de Avellaneda, la de Gabriel de la Concepción Valdés, Plácido, la filosofía y pedagogía de José de la Luz y Caballero, y, en el periodismo y la oratoria de obra nuestro José Martí y Enrique José Varona.

Si definiéramos nuestra cultura coincidiríamos en que, históricamente, ha tenido un gran desarrollo en lo literario, fundamentalmente en la poesía. Expresión de esto es la obra de Emilio Ballagas, José Lezama Lima, Eliseo Diego, Nicolás Guillén, José Zacarías Tallet…, poetas que han expresado a través de las letras, una identificación plena con el sentimiento de nacionalidad.

Entre las figuras cimeras de la narrativa cubana en el siglo XX están el novelista, ensayista y musicólogo Alejo Carpentier, Virgilio Piñera, dramaturgo y narrador, José Lezama Lima, novelista, poeta, ensayista, Dulce María Loynaz, poeta y novelista , Guillermo Cabrera Infante, Severo Sarduy, Reinaldo Arenas y José Lorenzo Fuentes.

Sin dudas, la Literatura Cubana es muy prólija en su totalidad. No sería redundante expresar que el contenido de sus obras tiene que ver mucho con los modos de vida, manera de pensar y de actuar por que la demostración más legítima de lo que fuimos, somos y seremos. Es además, la manera de saber qué conozco, qué me enseñaron y para qué me sirve lo que aprendí. Por tanto,  la cultura ha de asumirse como un recurso valioso de futuro que contribuye al alcance de una mayor calidad de vida, individual y social.

 


Compartir...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

doce − siete =