La Defensa Civil cubana demostró su efectividad enfrentando a Matthew

Compartir...

La Defensa Civil cubana demostró su efectividad enfrentando a MatthewGuantánamo.- El 31 de julio de 1962 se fundó en Cuba la Defensa Civil, cuando por indicación del Comandante en Jefe Fidel Castro se empezaron a cumplir tareas encaminadas a proteger a la  población.

El huracán Matthew en octubre de 2016 dejó una estela de muerte en el Caribe, excepto en Cuba. Fue posible por un sistema de  prevención sin mayores recursos o tecnología, pero muy efectivo, como resalta el miembro del Comité Central del Partido Denny Legrá Azahares, también su primer secretario en la provincia de Guantánamo, en la que el intenso meteoro afectó a cinco municipios.

¿Cuál fue el impacto de Matthew en Guantánamo?

Como es conocido, siendo categoría 4 en la escala Saffir-Simpson, con vientos sostenidos de 240 kilómetros por hora, el huracán tocó tierra guantanamera alrededor de las 6 de la tarde del 4 de octubre pasado, por Punta Caleta, en la costa sur de Maisí, y salió al mar por la bahía de Mata, en Baracoa, en la costa norte, ocho horas después.

El lento movimiento sobre nuestro territorio, los fuertes vientos, las intensas y prolongadas lluvias, además de las penetraciones del mar, provocaron cuantiosas afectaciones y daños a la economía y la población en los municipios de Maisí, Baracoa, Imías, San Antonio del Sur y el menor medida en Yateras.

Sirva para ilustrar la magnitud del desastre que 42 338 viviendas resultaron dañadas, de ellas 8 413 de forma total y más de 27 000 con la pérdida total o parcial del techo; que fueron severamente afectadas producciones agrícolas en las que la provincia es puntera en el país, como el coco, del que fueron derribadas más del 90% de las plantaciones; el cacao y el café.

También se reportaron grandes pérdidas y daños en bienes de uso y consumo de la población, fundamentalmente muebles, colchones, equipos electrodomésticos y útiles de cocina.

¿Por qué no hubo muertos tras el paso del huracán?

En estos 55 años de existencia, el sistema de Defensa Civil cubano se ha ganado el reconocimiento internacional porque combina la solidaridad con la organización y la disciplina. Dispone de protocolos, tanto en la preparación como en la implementación, que propician la adopción de medidas que priorizan salvar vidas humanas.

Guantánamo no fue la excepción. Las medidas que se tomaron antes, durante y después del paso del huracán demostraron la funcionabilidad de los Consejos de Defensa, activados en la provincia, municipios y Zonas de Defensa, en el enfrentamiento al fenómeno y la adopción de soluciones viables, de acuerdo a las características de nuestro territorio, montañoso y con lugares de muy difícil acceso.

Durante la fase de alerta, se visitó a los vecinos de cada localidad para orientarlos y la campaña ininterrumpida de información brindada por los medios contribuyó a la prevención.

Mientras en otros países la gente es reacia a abandonar sus hogares, en Cuba hay un verdadero poder de movilización de la estructura social y política, y los cubanos responden bien al sistema de Defensa Civil.

Nosotros llegamos en toda la provincia a 42 000 personas más que las planificadas y, como muestra de la solidaridad que caracteriza a los guantanameros, la mayor parte fueron acogidas por sus familiares, amigos y vecinos en las casas que mayor protección ofrecían contra los fuertes vientos y las lluvias del huracán Matthew. En donde no fue posible eso, la gente se refugió en cuevas cercanas y en tradicionales vara en tierra, una experiencia muy particular, incluso no generalizada en nuestros planes de reducción de desastres.

En donde estuvieran, hasta ellos llegaron compañeros de los Consejos de Defensa a nivel de zona y municipio para prestarles atención.

Hay que resaltar además la labor de los combatientes del Ministerio del Interior que contribuyeron a mantener la tranquilidad ciudadana y asegurar la protección de los recursos materiales asignados de inmediato por el Gobierno revolucionario para la recuperación.

Asimismo debemos señalar que todas las medidas impidieron además que no surgieran epidemias, cuando en el territorio 63 acueductos fueron severamente dañados por las crecidas de los ríos.

¿Cuáles son las experiencias adquiridas en el enfrentamiento al huracán Matthew?

Varias. En primer lugar que el vínculo con el pueblo es esencial, pues así cada persona va participando en cada etapa de preparación, siguiendo las indicaciones dadas por el Estado Mayor Nacional de la Defensa Civil y los Consejos de Defensa.

También que cuando cada une asume su papel con responsabilidad, funciona con la efectividad acostumbrada la integración sobre la que se basa el sistema de la Defensa Civil cubano.

No obstante, pensamos que debemos continuar profundizando en aspectos importantes. Por ejemplo, hubo casos que evidenciaron falta de percepción del riesgo en personas que se expusieron al peligro permaneciendo en viviendas frágiles o evacuándose ya bajo los efectos destructivos del huracán.

Tenemos que resolver de forma paulatina, pero definitivamente, vulnerabilidades como la existencia de viviendas en zonas de riesgo, el uso excesivo de cubiertas ligeras en las instalaciones públicas y la ubicación de viales, redes eléctricas y de comunicaciones en la primera línea de costa o en zonas de posibles derrumbes, entre otros aspectos.

En cuanto a la recuperación posterior, debemos señalar que avanza bien gracias al esfuerzo realizado por el pueblo, el apoyo recibido del Gobierno revolucionario y la solidaridad del resto de las provincias, de otros países, organizaciones y organismos internacionales.

Quiero insistir en que la Defensa Civil cubana en el enfrentamiento al huracán Matthew demostró una vez más la efectividad que le ha caracterizado en estos55 años de existencia.


Compartir...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

2 × 5 =